La Cartuja promueve una vajilla solidaria a favor de la ONG Acción contra el hambre. Una iniciativa benéfica que cuenta con piezas diseñadas por Alejandro Sanz o Mario Vargas Llosa.


Son 24 artistas de distintos ámbitos, todos ellos muy conocidos, quienes han diseñado la vajilla solidaria de Acción Contra el Hambre, realizada en colaboración con La Cartuja de Sevilla. Una iniciativa benéfica que reúne el talento de artistas como Alejandro Sanz o el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, con la artesanía española. La idea se materializa en un proyecto para ayudar a los más necesitados por un objetivo común: acabar con el hambre.

“Queremos ofrecer una nueva mirada sobre el problema del hambre y convertirlo en una llamada frente a aquellos que no tienen un plato sobre su mesa” -comenta la directora de Marketing y comunicación de Acción contra el hambre, Laura Fontanet.

Arte contra el hambre

“Buscábamos que el arte nos propusiera nuevas miradas. Y queríamos hacerlo sobre los utensilios básicos que utilizamos para comer: un plato o una taza.  Y, a través de un lenguaje artístico, sensibilizarnos ante algo tan grave como es el que haya muchas personas que aún sufran hambre en el mundo”, resalta Fontanet. “Además, pensamos que esta vajilla puede ser un regalo de cara a estas navidades, que va un poco más allá del estereotipo que significa una donación, en el entorno de las ONGs”.

Los diseños comentados por los artistas 

Cada pieza de la vajilla tiene un diseño único, realizado por 24 artistas internacionales entre los que se encuentran ilustradores, cantantes, poetas, escritores, fotógrafos y otros creadores visuales.

Entre los participantes en el proyecto están los cantantes Alejandro Sanz, Beatriz Luengo y Yotuel, el escritor y Premio Nobel Mario Vargas Llosa, los fotógrafos Eugenio Recuenco y Rocío Aguirre, y el ilustrador Abe the Ape, entre otros.

El ilustrador Abe The Ape cuenta que su diseño le recuerda a sus abuelos, gente de campo que reivindicó la tierra como fuente de riqueza que hay que cuidar.

Ale Burset comenta que su diseño vino de la idea de una foto de un libro sobre el barroco, y quiso relacionar la idea conceptual con la causa.

El Dios de los tres, también ilustrador, añade que suele trabajar con animales, con la cultura pop como referencia, y para él, ‘el hambre es como ese animal primitivo y salvaje que te devora’.

El ilustrador El rey de la ruina focalizó en el corazón su creatividad. El corazón como ese elemento humano donde reside la solidaridad, que es el trabajo conjunto con el que podremos solucionar el hambre en el mundo.

Juan Francisco Casas ilustró, en una magdalena, ese sentimiento de espera tan sutil que provoca el hambre.  Y Mach Studio quiso unir el problema del hambre con la emergencia climática, haciendo referencia al mar, un lugar que ve se está convirtiendo en un vertedero.

Crítica social

Con su ilustración Ofelia Hernández realiza una crítica social que refleja que hay mucha comida que se tira y, al mismo tiempo, mucha gente que pasa hambre.

La escritora Patricia Benito comparte un poema con las manos como simbolismo y, al mismo tiempo, salvadoras del mundo ‘son las que se llevan el miedo y protegen el amor’.

Sara Bueno, también escritora, se acerca al hambre de una manera más amable, con recuerdos de su infancia, de aquel hambre saciada que sentía desde niña y que reclama que todos los niñas y niñas del mundo puedan sentir.

Por último, el fotógrafo Eugenio Recuenco dice que su imagen de una boca sangrando hace referencia a todas aquellas buenas intenciones que quedan en nada: ‘tenemos que hablar mucho más de este problema’, añadió.

La fotógrafa Rocío Aguirre alude a la imagen de un bebé amamantando y dijo: ‘tenemos que amamantar al mundo para que no pase hambre’.

El problema del hambre aumenta

La crisis sanitaria que ha supuesto la pandemia de la Covid-19 ha derivado en una crisis económica sin precedentes en todo el mundo. Aunque el hambre no es un virus infeccioso que se propague por contagio, es una enfermedad que avanza, se extiende y afecta ya a una octava parte del planeta. En 2020 sufrieron hambre 811 millones de personas en el mundo, 118 millones más que en 2019. En el caso de España, se estima que existen alrededor de 11 millones de personas en riesgo de pobreza, es decir, un cuarto de la población.

30 piezas solidarias

La vajilla solidaria de Acción contra el hambre, made in Spain por La Cartuja de Sevilla, se compone de 6 platos llanos, 6 platos hondos, 6 platos de postre y 6 tazas con un platillo. Un total de 30 piezas que destacan por la originalidad de su diseño.

La vajilla se puede adquirir a través de la página web oficial www.vajillacontraelhambre.org donde se pueden consultar, además, todos los detalles del proyecto, con vídeos de los propios artistas en los que cuentan el proceso creativo de su diseño.

El precio de la vajilla completa es de 605 euros, aunque se puede optar por comprar packs individuales. La entrega se realizará a domicilio, con un packaging que resume los diferentes diseños del proyecto.

 

Claves arquitectónicas para valorar un restaurante #

Gastroactitud

Gastroactitud

Pasión por la gastronomía.

Deja un comentario