El mundo del turrón no tiene límite. El pastelero David Gil y su equipo lo han dejado claro con su colección 2020. Turrones frescos, efímeros, inspirados en la Navidad que se hacen y se comen en un mes.


Turrones para los que no les gusta el turrón, así son los #xokturrones. imasdessert, turrones originales partiendo de conceptos navideños. Dulces delicados que van más allá del turrón tradicional.

Su creador es el pastelero David Gil, quien ha trabajado durante años en el equipo de pastelería de Albert Adrià; él desde su empresa imasdessert (I+Desserts) fue el responsable de conceptualizar y poner en marcha Cakes and Bubbles, el restaurante de dulces de Adrià en Londres.

“Me gustan los retos, aportar cosas nuevas -explica Gil-  transformar el mundo del dulce, me da igual que sea desde de técnica o desde el concepto, hay mucho por hacer”. Así nace Xok, para aportar una visión diferente a los productos que rodean el mundo del chocolate. #Xokturrones es el primer reto del equipo  de imasdessert. Un pop-up  que arranca en 2020, en el que cada año se creará una gama personalizada y adaptada a un único concepto; trabajándolo desde la idea, los sabores, las recetas, la estética, el packaging y el servicio. “La Navidad es un magnífico tema de inspiración. Estamos muy contentos con la acogida que han tenido los turrones. Algunos ya están agotados. Para Reyes, seguramente habrá ya nuevas piezas”, aclara David Gil.

Este año, la colección está inspirada en la Navidad. 10 turrones diferentes, perfectos para disfrutar en cada festividad. Producidos en cantidades limitadas y pocos días antes de su entrega, garantizando así su calidad.

Desde las tradicionales galletas de jengibre alemanas al roscón de reyes pasando por el Tió de Nadal (personaje de la tradición navideña catalana), el carbón de reyes, el panettone o los polvorones, todos estos elementos sirven de inspiración para los turrones que están elaborados con poco azúcar e ingredientes de primera calidad.  El sabor de los turrones no coincide con el tradicional pero sí que recuerda al elemento que representa. El de roscón sabe a roscón y el de galleta a jengibre, en el resto predominan los frutos secos, las frutas confitadas, los pralinés y el chocolate, pero siempre con contrapuntos salados o ácidos que los hacen muy interesantes.

El precio de las piezas oscila entre 13 y 14,50 euros. Se pueden adquirir on-line y a través de la tienda de del perfil de Instagram. Los envían a domicilio. Una vez que se agoten las unidades se crearán otras nuevas ya que se trata de ediciones limitadas.

                       

Cursos de formación en gastronomía on line impartidos por los mejores profesionales

Deja un comentario