Restaurantes de Madrid para comer barato y rico

Sabemos que no es fácil encontrar restaurantes de Madrid para comer barato y rico, pero tampoco es imposible. Hay que calcular muy bien qué se pide y no despilfarrar. Los mariscos se quedan fuera de presupuesto, pero las legumbres, las patatas, los huevos y la casquería nos van a dar mucho juego. Las barras son un filón. En los bares y tascas de toda la vida siempre se comió a precios contenidos.  Un menú tipo para dos personas puede ser: 2 croquetas (4 €), una ración de ensaladilla (13€), una ración de albóndigas (17€), una tarta de queso (7 €), cafés (4€), dos copas de vino (10€) servicio (4€). Total 59 € para dos personas.

Los locales no están listados por orden de preferencia, ahora están según vamos incorporando restaurantes nuevos.

 

Chirashi

San Germán, 50. Tel.: 645 12 99 06. Cierra domingos, lunes y martes. Precio desde 35 euros.

Recién inaugurado, este pequeño restaurante del barrio de Tetuán es el resumen gastronómico del periplo vital de su propietario, el cocinero Rubén Iborra, que llega a Madrid después de recorrer el mundo y trabajar varios años en Valencia. Un local desenfadado, de mesas altas y servilletas de papel donde se puede comer al medio día por 35 euros un menú de cinco platos (29,90€) más bebida, eso sí no hay que pasarse con el vino. Recetas de procedencia diversa que son fruto de la experiencia y el conocimiento: aquí no se cocina de oídas, ni siguiendo tutoriales de Youtube. Bocados sabrosos que cambian con mucha frecuencia y siguen el ritmo que dicta el mercado. Los que tengan apetito pueden optar por un menú más largo (39,90 euros), siempre con la bebida aparte.

Por las noches, se ofrece showcooking (palabro que suena a inglés, pero que no lo es, y que fue inventado en España, para asombro de los angloparlantes). En definitiva, el cocinero toma las riendas, cocina delante de los comensales y les explica detalles sobre las recetas y las elaboraciones, lo que favorece la interacción. Una forma de comer, aprender y pasarlo bien. Ya sabemos que cuando la comida se convierte en experiencia -eso que ahora está tan de moda- cuesta un poquito más: 49,90 euros más bebida. Aún así la relación calidad precio es muy buena. Es necesario elegir turno o a las 20.30 o a las 22.30. Lo explican muy bien en su página web.  Atención a los vinos mediterráneos que esconde la bodega porque hay algunas joyas: los amantes de la monastrell disfrutarán.

 

 

Pabblo

Plaza Pablo Ruiz Picaso, 1. Tel.: 910 88 22 01. No cierra. Precio: desde 30 euros.

Gastronomía, coctelería y espectáculo para más de 400 personas con el sello del grupo Carbón Negro. Un local de dimensiones gigantes, abierto hace a penas un mes en el corazón financiero de Madrid, que al medio día se convierte en punto de encuentro de ejecutivos, comerciales,  abogados, banacarios y demás tribus empresariales. Un espacio bien decorado, acogedor y confortable donde ¡y esto es lo interesante! al medio día de lunes a viernes, se come muy bien por 30 euros. El Midi de Pabblo no es un menú cerrado, sino una carta con siete entrantes y siete principales a elegir, más varios postres, para que cada cual elija lo que prefiere en cada momento por 24 euros: croquetas, hummus de berenjena, macarrones, wiener schnitzel (filete empanado), lubina… Los que no tengan restricciones presupuestarias pueden comer a la carta, la misma que funciona para las cenas.

Por la noche el ambiente cambia y también el precio ¡claro!  Blinis con caviar, ensaladilla de langosta… pero también una deliciosa ratatouille (merece la pena probarla porque está riquísima), lubina, rape, lenguado… Una mezcla de cocina española clásica y platos de corte más internacional donde la parrilla brilla con luz propia.  Para terminar, cuando ya la música empieza a ponerse seria, helado de vainilla burbon, con toppings variados para que cada uno se lo aderece a su gusto. Servicio amable y atento, incluso a pesar de las aglomeraciones. Buena carta de vinos. Y ojo con la terraza porque va a ser una de las mejores de Madrid, en cuanto se estrene.

 

 

The Omar

The Thompson Hotel. Plaza del Carmen s/n. Tel.: 910 62 12 79. No cierra. Precio desde: 3o euros.

Las obras de la plaza están a punto de acabar, y en ese momento se convertira en uno de los lugares más atractivos del distrito centro. Sentarse a comer tras los ventanales de The Omar, oliendo a pan recién hecho es un placer. La propuesta de menú para el medio día (de lunes a viernes) por 25 euros es un acierto. A elegir entre dos entrantes, dos principales y varios postres que cambian con frecuencia y que forman parte de la carta general del restaurante. Platos ligeros y sabrosos, en la línea de las propuestas de Fismuler (este restaurante es del Grupo La Ancha) muy bien pensados para la clientela que se inclina por este tipo de menús.

Además del menú ejecutivo, llama la atención la oferta de especialidades elaboradas con masas de trigo. No olvidemos que el espacio cuenta con un obrador a la vista del público del que salen panes, brioches y bollería variada, toda de una calidad notable. Se puede organizar una comida informal a base de bocadillos internacionales: bocadillo de oreja de cerdo; sándwich de pan japonés, brisket, barbacoa y gouda (realmente goloso); sándwich de pan japonés, panceta ibérica y kimchi casero; o pizza de calabacín de pollo con huevo frito y judías verdes.

 

 

Hermanos Vinagre

Narváez, 58. Tel.:  915 39 11 69. Cierra lunes. Precio desde 20 euros.

Es el templo del aperitivo madrileño. El gusto por el ácido impregna el ambiente: gildas, mejillones en escabeche, boquerones en vinagre, variantes y aceitunas, anchoas… vamos los  imprescindibles de cualquier bar madrileño de los de antes, que empiezan a ser los de ahora. Al primer local de la calle Narváez se han sumado el de Chamberí (Cardenal Cisneros, 26) y el de Chueca (Gravina, 17). Enrique y Carlos Valentí van camino de consolidar un emporio castizo donde se puede tomar el aperitivo pero también organizar una comida sencilla a base de buenas tapas y raciones con mucho laterío de por medio. Cervezas bien tiradas y vermut.

 

Mejillones en escabeche

Taberna Garelos

Calle Blanca de Navarra, 9 . Teléfono: 910 58 89 56. Cierra domingos noche y lunes. Precio desde: 30 euros

En este minúsculo local muy cercano a la calle Génova (tienen otra sucursal en la Galería Canalejas) preparan una de las tortillas más ricas de Madrid (sin cebolla y con el huevo líquido, como manda la tradición de Betanzos (Galicia). Pero también empanada, unas deliciosas zamburiñas, ternera guisada, marisco (aunque eso sube la cuenta) y una de las mejores tartas de queso de Madrid. Buenos vinos, cervezas bien tiradas y un personal siempre sonriente con el que da gusto tratar. Es una referencia imprescindible cuando se trata de comer muy bien a un precio asequible.

 

Tortilla de Betanzos

Onoé

Hermosilla, 65. Tel.:  620 92 56 49. No cierra. Precio: desde 30 euros. 

Un bistró libanés para disfrutar de las apetecibles recetas del Mediterráneo oriental. Hummus, babaganus, tabule, kibe de calabaza… Sabores auténticos que recuerdan a la cocina casera, cuya tradición pasa de madres a hijas. El espacio blanco y limpio también nos traslada al ambiente mediterráneo, con los olivos como emblema. El nombre hace referencia a los 16 olivos que Noé plantó cerca de donde la familia de la propietaria tiene su finca, de la que procede el AOVE que se sirve en el restaurante. Aunque verduras y legumbres son las estrellas de la carta, también las carnes están bien representadas: kebab, sish tauk, sish momo… todo a la parrilla muy bien aderezado, porque ese es el secreto del lugar, el gusto para aderezar una comida saludable y sabrosa. Para beber vinos por copas, cervezas y alguna especialidad local como el arak libanés.  De postre, los crujientes baklava. Un establecimiento a tener en cuenta si te gusta la cocina de Oriente Medio.

 

Especialidades libanesas

Mo de Movimiento

Calle de Espronceda, 34. Teléfono: 667 97 45 99. Precio desde: 25 €.

Quienes buscan conceptos sostenibles encuentran en Mo de Movimiento el restaurante de sus sueños. Con una oferta de proximidad y una decoración entregada a la economía circular, esta propuesta con conciencia es un imprescindible de la ciudad. Sirven una carta muy sencilla -donde reinan las pizzas- con ingredientes nada pretenciosos y elegidos con la intención de aportar valor sostenible. Una opción buenísima para ir solos, en pareja o por una reunión de trabajo. Otro punto a favor es que tiene una terraza de lo más agradable para evadirse.

Katz Madrid Gluten Free

Gabriel Lobo, 16. Tel.: 914111454. Cierra sábados noche y domingos. Precio desde 20 euros.

Comida callejera de culturas diferentes. Se hicieron famosos por sus carnes ahumadas y su famoso bocata de pastrami, que quiere ser un homenaje al mítico de Katz’s Deli de Nueva York. Pero ahora arrasan entre los celiacos que han encontrado un lugar donde disfrutar de bocadillos y otras especialidades hechas a su medida. Además del pastrami, están buenos el Philly Cheese y el bun de pulled pork. Para comenzar: pollo fritonachoshummus y una tabla de carnes y quesos. Entre las bebidas destacan algunas cervezas artesanales, también sin gluten.

 

Pastrami

 

Bar H Emblemático

Castelló, 83. Tel.: 91 277 51 60.  Cierra noches de domingo a miércoles. Precio desde 25 euros.

Los hermanos Martín Hevia (Ismael y Fernando) querían hacer un homenaje a los bares de siempre, a esos hicieron de la calidad bandera y del buen trato enseña. Pero la cosa se les ha ido de las manos y más que un bar lo que han montado es una elegantona casa de comidas que abre desde el desayuno a la merienda y que los fines de semana también da cenas. Frente al popular Sanatorio  Nuestra Señora del Rosario, en el barrio de Salamanca, apuestan por los desayunos salados (pincho de tortilla) o dulces (porras) y por las comidas con suculento plato del día, perfecto para no salirse del presupuesto. Preparaciones sencillas pero todas recomendables: legumbres, arroces, guisos, bacalao, ensaladilla y sobre todo unas excelentes patatas bravas como mandan los cánones: salsa de pimentón, cebolla y caldo de cocido.

 

Cazuela de callos

El Lince

Calle Príncipe de Vergara, 289. Tel.: 91 137 26 58. Cierra lunes. Precio desde: 30€

Una sencilla taberna, con decoración moderna y servicio cuidado con la firma del cocinero Javi Estevez, el rey madrileño de la casquería. La joven Nagore Arregui se encarga de la sala y las bebidas, recomendando con acierto entre los vinos de la corta pero interesante carta. Pocas referencias, incluyendo algunas de Madrid, y precios amables la caracterizan. Cocina sensata, aparentemente sencilla, que esconde un profundo conocimiento del producto y la técnica. Recetas populares bien ejecutadas, incluyendo algunos platos de casquería. Tiernísimas mollejas de cordero al ajillo con tirabeques y huevo;  oreja de cerdo que se sirve laminada, sesitos de cordero rebozados destacan por su peculiar textura, cremosa, que se rompe con el crujiente del rebozado… Y la clásica «paloma» ensaldilla sobre corteza de cerdo.

 

Paloma de ensaladilla rusa

Taberna Recreo

Espartinas, 5.  Teléfono: 910 33 43 79 . Cierra domingos y lunes. Precio desde: 30 euros.  

En esta pequeña tabernita siempre se come rico. Cocina ecléctica y viajera que recoge múltiples influencias y las convierte en bocados originales, sabrosos y casi siempre convincentes, como su famoso brécol que gusta incluso a los que odian esta verdura. También desde el principio se mantiene el postre con la torta de aceite de Inés Rosales. La oferta cambia con la temporada, el mercado y la inspiración del cocinero. Casi siempre tienen ricos arroces. Carta de vinos corta, pero muy bien adaptada a la oferta de comida. Servicio informal pero muy agradable ¡Da gusto repetir!

 

Arroz seco de salmonete soasado, alioli de sus interiores y algas

 

Bolivar

Manuela Malasaña, 28. Tel.:  914 45 12 74. Cierra domingos. Precio: desde 35 euros.

Hace más de medio siglo que este restaurante familiar abrió en el barrio de Malasaña (antes Maravillas).  Cocina casera, que ha ido evolucionando con el tiempo y que no renuncia a algunos guiños cosmopolitas como el guacamole que acompaña a las sardinas o el mango que se sirve con el pulpo. Concha y Ángel, en cocina y sala, trabajan mano a mano para ofrecer una cocina de temporada a precios contenidos: croquetas de jamón y cecina (8€), sardinas ahumadas con guacamole (7€), lomo de merluza a la bilbaína (24€), carrillada de ternera al vino tinto (17€), milhojas de crema y frutos rojos (7,5 €). Además ofrecen un menú degustación por 38 euros. Su excelente relación calidad precio le hace estar entre los bib gourmand de la guía Michelin.

 

 Salmorejo

 

Casa Mortero

Calle de Zorrilla, 9. Teléfono: 910 59 55 70.  Cierra domingo y lunes. Precio: desde 35 euros. 

El cocinero Pedro Gallego apuesta por la cocina tradicional española, por esas recetas de toda la vida que forman la memoria gustativa común: croquetas (14€), torreznos (14 €), platos de cuchara, salsas para mojar pan… Todo en un espacio austero pero cálido que recupera el espíritu de las viejas casas de comidas con raciones bien medidad. Platos de temporada, que siguen el ritmo de las estaciones y algunos clásicos que nunca faltan como los callos (18 €) , las patatas a la importancia (19€), la molleja a la brasa (23 €) o los escabeches, especialmente el de mejillones (12€). Un restaurante en el corazón de Madrid donde comer bien y sentirse arropado.

 

Arroz guisado con setas

Chuka Ramen Bar

Echegaray, 9. Tel.: 640 651 346. Cierra domingos y lunes. Precio: desde 20 euros.

Fue el primer bar de ramen serio que se abrió en Madrid. Mesas de madera corridas donde compartes sitio con extraños. No hay manteles y una oferta de bebidas corta pero perfecta para armonizar los platos. En la carta, a demás de los fideos, unas estupendas gyozas (empanadillas) y otras especialidades que van rotando, casi todas bastante ricas.  Los boles de ramen –la especialidad- son deliciosos,  picantitos y reconfortantes. Su bao bun (pan chino al vapor con cuyo nombre nadie se pone de acuerdo) con cerdo, pepino y frutos secos es para llorar… de emoción! Solo un inconveniente: sales oliendo a cocina y hay un ruido infernal, pero el local tiene su punto.

 

Ramen y baos

El castizo de Velázquez

Calle de Velázquez, 9. Teléfono: 911 08 88 08.  No cierra. Precio desde: 25 euros. 

De que comas en la barra o te sientes en una mesa; piques o te remangues con cuchillo y tenedor, dependerá el importe de la factura, pero en ningún caso será excesivo. En esta taberna de nuevo cuño (del grupo Carbón Negro) que recupera las formas y el espíritu de las antiguas, se come bastante bien a un precio razonable. A las recetas madrileñas como la pepitoria, las patatas bravas, los boquerones en vinagre con patatas fritas (chips) o el rabo de toro se suma un mollete de pringá que está delicioso, una buena tortilla de patata y unas dignas croquetas de jamón. De postre torrija.

 

Patatas bravas

 

Kitchen 154

Mercado de Vallehermoso. Puestos 60-61-62. Calle de Vallehermoso, 36. Tel.: 91 138 99 95. Cierran domingo y lunes. Precio desde 20 euros. 

Si no te gusta el picante mejor que te absetengas porque aquí lo utilizan con poca moderación. Estupendos dumplings caseros de butifarra y ternera con kimchi, las alitas  (de pollos camperos que les suministra Higinio que tiene su puesto justo enfrente) con chile dulce y el potente curry thai de gambones.  Su salsa barbacoa koreana, con la que aliñan las costillas ha tenido tanto éxito que la venden en botellas: no tiene glutamato. En barra o en mesa, el servicio es amigable e informal  y aconseja bien a  la hora de pedir. La cerveza es la mejor opción para acompañar esta sabrosa y picante comida. Mejor reservar para no quedarse con las ganas. Tienen otro local en Noviciado.

 

Curry rojo de gambones con verduras de temporada

 

La catapa

Calle Menorca, 14. Teléfono: 915 74 26 15. Cierra domingos y lunes. Precio desde 35 euros. 

Con el paso del tiempo esta tabernita castiza, donde reinan las tapas y la cocina española (esa que según Ferran Adriá está en peligro), ha ido tomando hechuras de restaurante, aunque casi todo lo que se come sea para compartir.  Ojo porque hay dos cartas diferentes, una para la barra y la terraza y otra para el comedor. Ruidosa y siempre abarrotada es uno de los destinos favoritos de los madrileños en el barrio de Retiro, y de otros muchos que llegan desde cualquier punta de la ciudad (incluido Dabiz Muñoz que siempre la incluye entre sus favoritos). Las croquetas de patata y trufa (14y 8,5 €) y la ensaladilla (con un fuerte punto de vinagre debido al escabeche) están entre los superventas del local. Pero platos con más enjundia como el rabo de toro guisado  (20/12,5 €) o verdinas guisadas con carabineros (24,5€) tampoco desmerecen. Un sitio perfecto para ir con los amigos y pasarlo bien, si se reserva con tiempo, porque ofrecen raciones y medias raciones, lo que ayuda mucho a la hora de elegir.

 

Torrija de natillas con helado de miel crujiente

La López

Santa Isabel, 5. Marcado de Antón Martín puestos 29-30-31-32. Tel.: 685 33 63 06. Cierra domingo y lunes. Precio medio: 25 euros

Un puesto gastronómico en el mercado más sobroso de Madrid que cambia la carta cambia cada una o dos semanas  (y lo anuncia en la web). En total, cuatro o cinco entradas, recetas con carne y pescado, un guiso y un arroz. Cocina de fusión que viaja por el mundo adaptando especialidades de todos los continentes. Son  habituales los  curries, como el de cangrejo de concha blanda (18€) y los arroces, esta semana de ibéricos y boletus ( 18€). Dos bocados imprescindibles las croquetas de talo (3,30€) y los callos (18€).  El tiramisú (6€9 se hace al momento.  Buena bodega con más de 80 referencias. Aquí puedes leer la crítica. 

 

La maruca

Velázquez, 54. Teléfono: 91 781 49 69. Precio desde: 25 euros. Abierto todos los días.

Los llenos diarios no son casualidad.  El secreto de su éxito la regularidad. Raciones generosas que permiten comer bien incluso por 20 euros si se bebe cerveza. Cocina tradicional con acento cántabro y algunos platos de moda como la burrata con pesto y tomate (16,50€) o el tartar de salmón ahumado y aguacate(17€) . En la carta no faltan las rabas (20 €), las croquetas de cocido (14, 50), los buñuelos de bacalao (16€),  las alitas de pollo glaseadas (12€) y algún que otro guisito como el cocido lebaniego (15,50€) . Imprescindible reservar incluso entre semana. Los fines de semana hacen turnos lo que en ocasiones obliga a comer a las 13.30h o pasadas las 15.00h. De postre tarta de queso Cañadío (8€) ¡claro! pero también tarta de limón (8€). Ideal para ir con los abuelos, los amigos, los jefes o la novia, siempre que no se trate de una cita romántica. El local más informal del grupo Cañadío -de Paco Quirós y Carlos Crespo-  ya tiene dos sucursales Castellana y Lopez de Hoyos.

 

Tarta de limón

La tajada

Calle Ramón de Santillán, 15. Teléfono+34 912 32 22 04. Precio: desde 25 euros. Cerrado los domingos

Entre las inquietudes del cocinero  Iván Sáez está que la gente coma bien todos los días. Por eso inauguró hace años esta casa de comidas contemporánea de aspecto industrial que ha tenido un éxito enorme. Una carta informal con especialidades tradicionales muy bien hechas. Croquetas de jamón, buñuelos de bacalao, torreznos, pisto, ensaladilla rusa, boquerones en vinagre y magníficos arroces además de una selección de platos de cuchara que cambian a diario.  Buena selección de vinos.

 

Costilla de vaca en salsa barbacoa con puré de patata

La varra de Varra

Hermosilla, 7. Tel.: 616 12 34 21. Cierra domingos. Precio desde 25 euros.

Esta barra -que también tiene mesas- ha sido el bombazo de estas Navidades. Un lugar acogedor, con platos tradicionales de cocina española, vamos de esos que comes todos los días sin cansarte, y alguna innovación como la tostada de gambas rojas con mantequilla que es un pasada o la oreja de cerdo que parece una crêpe. Además de la ensaladilla, las croquetas, etc también hay ostras y marisco, pero ojo que eso sube la cuenta. Al frente del proyecto dos cocineros jóvenes pero experimentados Jorge Velasco y Joaquín Serrano.  En la planta de arriba un comedor de tiros más largos. Puedes leer la crítica aquí.

 

 

Nunuka

Libertad, 13. Tel::  911 70 02 89. Cierra lunes.  Precio desde 25 euros.

Es este pequeño bistró de Chuca sirven cocina georgiana, muy desconocida en Madrid pero muy alabada por los europeos del Este, sobre todo por los rusos. Nino Kiltava, la propietaria quiere transmitir a los españoles la cultura gastronómica de su país, donde también se elaboran magníficos vinos. Un espacio sencillo decorado con elementos típicos del país eslavo, en el que se puede probar el famoso khachapuri (16€), una masa de pan que se hornea rellena de queso o con queso y huevo: absolutamente delicioso.  Tampoco falta la tradicional berenjena con salsa de nueces y coco (15 €), ni el khinkali (14€),  una suerte de raviolis rellenos de  carne picada y caldo. Lo más importante es que son recetas  que saben a Georgia.

 

Khachapuri adjaruli

 

Ocafú taberna gallega

Calle Jorge Juan, 29 (y sucursales).  Teléfono: 918 26 91 64. No cierra. Precio desde 20 euros. 

Esta taberna gallega de nuevo cuño no para de clonarse, cada vez tiene más sucursales debido al éxito de su fórmula. Aquí se viene a comer su famosa tortilla de Betanzos, una de las mejores de Madrid. Otras elaboraciones buenas y baratas son las croquetas (12,40€), el caldo gallego y la empanada del día (11 €). Muy rico también su pulpo, mejor con patatas, que llena más y evitará tener que seguir pidiendo. El marisco es de buena calidad, pero se sale del presupuesto. Ruidoso e informal, con un servicio que va por rachas, depende de quién te toque.

 

Pulpo con patatas y berberechos

Ramen KOTSU×KOTSU

Cardenal Cisneros, 1. Cierra lunes y martes. Precio desde 20 euros.

Un minúsculo local de comida rápida japonesa pero elaborada según la tradición. La especialidad es el ramen al estilo de Hokaido, porque de allí es su propietario. Para muchos es el ramen más auténtico que se puede encontrar en Madrid. El local es espartano y la carta cortísima ya que hay distintos tipos de ramen pero todos son variaciones sobre lo mismo. También se puede tomar domburi, tazones de arroz japonés con pescado encima. Para beber cervezas y sake.

 

Tonkotsu Shoyu Ramen

Shanghai Mama

Arturo Soria, 51 y sucursales.  Teléfono:  91 831 01 49. Abre todos los días. Precio desde 25 euros. 

Comida callejera oriental servida en locales de diseño. El concepto más informal creado por María Li Bao para el grupo China Crown. A aquellos que han viajado por Asia les traerá gratos recuerdos (aunque las comparaciones son odiosas)  y a los que no… les invitara a hacerlo.
En la carta, el arroz Ku Bak crujiente; el pato Shanghai mama; la sopa agripicante con marisco; los dumplings con masa casera como el shaomai black relleno de langostinos con perlas negras de calamar. Una opción asequible de acercarse a los nuevos gustos orientales, que cala hondo entre los más jóvenes.

 

Gyozas de Sichuan con aceite rojo picante 

Super Chulo

Calle Fuencarral 74. 911 088 048.  Abierto todos los días. Precio desde: 20 euros.

Un espacio lleno de color con una propuesta diferente salida de la cabecita loca -pero muy bien amueblada- de Rebeca Toribio, su propietaria, una joven con las ideas muy claras. Se trata de alimentar a gente alegre con cocina alegre, creativa y orgánica. Productos de temporada y proteínas vegetales en platos mayoritariamente crudos (raw food). Humus, guacamole, batata asada rellena, pasta con verduras… son algunas de las propuestas de este restaurante que registra llenos diarios desde que abrió en 2015.

 

 

Trattoria Manzoni

Calle Rosario Pino, 6. Teléfono: 914 41 58 52. Precio desde: 30 euros.  Cierra domingos noche y lunes.

Trattoria familiar, de ambiente agradable y decoración moderna en la que también en la que también preparan pizzas. Unas pizzas ovaladas, de masa fina, más cercanas a las romanas que a las napolitanas, según dice el pizzaiolo son “estilo Manzzoni”. Pero lo mejor es que las coberturas son abundantes y jugosas, con una buena mozzarella. Se puede pedir media pizza con una cobertura y media con otra, una ventaja. Es notable el vitello tonnato, excelente la cotoletta milanesa y no tan ricos los gniocchi, aliñados con ¡Oh horror! aceite de trufa.

 

 

Zalamero Taberna

Narváez, 67. Tel.:  917 52 78 82. Cierra lunes y martes. Precio desde 30 euros.

Bar de vinos y casa de comidas: en este rinconcito del barrio de retiro se come bastante bien. Además Ana Losada (ex La chula de Chamberí) y David Moreno con su equipo hacen que te sientas como en casa. Ana es sumiller pero la vida la metió en la cocina y ahí está feliz haciendo felices a los demás. Merece la pena probar sus croquetas, la ensaladilla rusa, tortilla de patata, tostadas de sobrasada  y casi todo el repertorio de tapeo nacional. Además una estupenda carta de vinos, para beber muy bien por precios muy razonables, y buen vermut. Platos y vinos para veganos.

 

Vista del comedor

Humo Goya by Jhosef

Hermosilla, 73. Tel.:  915 30 04 22.  Cierra lunes por la noche. Precio desde 30 euros. 

Pollos y carnes (anticuchos, mollejas; etc) a la parrilla al estilo peruano, una técnica que el cocinero Jhosef Arias ha ido perfeccionando a lo largo de su carrera. El secreto, además de el adobo con que aliña las carnes, tal como se hace en su país (una mezcla secreta de hierbas y especias), está en cocinar las piezas enteras muy lentamente insertadas en barras que giran sobre las brasas, es decir como los asadores de pollos de toda la vida (rottiser). De esta forma la carne conserva todos sus jugos en el interior ya que la carne se sella por fuera pero elimina buena parte de la grasa. El resultado bocados tiernos y jugosos con un agradable sabor a brasa. Además causa, cebiche, arroz chaufa y alguna otra especialidad limeña ¡Ojo a la selección de alitas!

 

 

Taberna el Gallocanta

Calle de Jesús, 2.Tel.: 914 292 762. Cierra lunes todo el día. Domingo y martes por la noche. Precio desde 25 euros.

Simpática taberna del barrio de Las letras especializada en platos con huevos y tortillas (entre 11 y 15 euros), elaborados con gallinas criadas en libertad. Otra de las especialidades es el cerdo de Teruel con el que preparan un importante cachopo. La carta es corta pero suficiente para encontrar cosas apetecibles: albónidgas, pisto manchego, flores de alcachofa… De postre tarta de queso (5€). Vinos de Madrid.

 

Tarta de queso

 

*Fotos de los autores y cedidas por los establecimientos

 

Máster en crítica gastronómica. Matrícula abierta.

JC Capel y Julia Pérez @jccapel @juliaplozano

Comparte
Publicado por
JC Capel y Julia Pérez @jccapel @juliaplozano

Terrazas de Madrid para cenar: nuestras favoritas en 2024

En las alturas o a pie de calle; en jardines o azoteas. Recorremos Madrid buscando…

2 días

Cordero y estrellas en las noches de verano

Una actividad para todos los públicos que conjuga astronomía y gastronmía en la estación de…

4 días

Experiencia eno-gastronómica con vistas al torreón de Covarrubias

Las experiencias han sido diseñadas conjuntamente con Diego González y Laura Rodríguez, prestigiosos sumilleres. Para…

6 días

Carabineros de La Santa

Uno de los tesoros gastronómicos de la isla de Lanzarote. Su pesca depende de una…

6 días

Ruta de verano por wine bars de Madrid

El calor no sirve de excusa para perderse la oferta de bares de vinos que…

1 semana

Premios Cincho 2024: los mejores quesos a examen

La próxima edición de estos prestigiosos premios se celebrará los días 9, 10 y 11…

1 semana