Con sabor español, francés, italiano, asiático o latino… Restaurantes para comer rico por un precio razonable en una ciudad que está en constante ebullición.


Ahora que el cubierto medio se sitúa entre los 50 y 60 euros, volvemos repasar los locales de la capital para encontrar 35 restaurantes de Madrid para comer por 35 euros.  Un presupuesto más que razonable que se logra sin caer en excesos  ni con la bebida, ni con las cantidades. Para tirar la casa por la ventana ya están los momentos especiales. Esta es una selección de establecimientos para ir a comer habitualmente con la familia, los amigos o los compañeros de trabajo sin dejar la tarjeta tiritando.

En el mercado

 

1.- Cocinería 44

Mercado de Chamartín. Calle Bolivia, 9.Teléfono:  914 57 53 50. Precio desde 18 euros. Cerrado los domingos. 

Para comer en la barra y también para llevar a casa. Los pollos (de Las Landas) asados son un espectáculo de terneza y  jugosidad. Las croquetas son deliciosas, lo mismo que las verduras al horno, las albóndigas y los platos de cuchara. Cocina de temporada con acento español que se elabora cada día con productos comprados en el  mismo mercado. Admiten pedidos on-line.

 

 

2.- Juanchos BBQ

Mercado de Chamberí. Calle de Alonso Cano, 10.  Teléfono919 07 04 22. Precio desde: 20 euros. Cerrado los lunes. 
Ya estaban en las listas de los carnívoros empedernidos, pero desde que la suya ha sido declarada La Mejor Hamburguesa de España, su fama se ha disparado. Para no salirse del presupuesto hay que evitar el wagyu y el tomahowk de vaca rubia gallega  madurada 60 días  y limitarse a las hamburguesas y algunos otros cortes de carne estupendos como el lomo bajo que se tarifa a 18,90€.. Nos encanta la hamburguesa con queso y cebolla caramelizada. Cinco vinos por copas o botellas componen la bodega.

3.- Tres por cuatro 

Mercado de Torrijos. Calle Hermosilla, 82. Precio: desde 20 euros. Cerrado los domingos.

Cocina de mercado, nunca mejor dicho, y de temporada con la firma de Alex Marugán.  Una cuantas mesas en un espacio «robado» que se agranda cuando en necesario. Carta corta y concisa. Los guisos son el fuerte de la casa, pero siempre hay algunas sorpresas fuera de carta. Entre los clásicos la porrusalda y el taco de ossobuco a la pibil.  Para acabar tarta de queso, también de temporada, pues se elabora con un queso  -o varios- diferente según la época del año. Servicio muy amable. Varios vinos por copas bien seleccionados.

 

 

4.- Kitchen 154

Mercado de Vallehermoso. Puestos 60-61-62. Calle de Vallehermoso, 36. Teléfono: 91 138 99 95. Precio desde 20 euros. Otro local  Curry House en la Calle Ruiz, 20 (Malasaña). Abre todos los días.

Mejor reservar para no quedarse con las ganas. Si no gusta el picante mejor abstenerse porque aquí lo utilizan con poca moderación. Estupendos dumplings caseros de butifarra y ternera con kimchi, las alitas  (de pollos camperos que les suministra Higinio  que tiene su puesto justo enfrente) con chile dulce y el potente curry thai de gambones.  Su salsa barbacoa koreana ha tenido tanta fama que la venden en botellas: no tiene glutamato. En barra o en mesa, el servicio es amigable e informal  y aconseja bien a  la hora de pedir. La cerveza es la mejor opción para acompañar esta sabrosa comida.

 

Verdes y orgánicos

 

5.- Flax & Kale

Paseo de la Castellana, 89. Teléfono:   919 05 79 75. Precio desde: 25€. Abierto todos los días.

Otro catalán que desembarca en Madrid.  Siguiendo la filosofía de alimentación saludable por la que se rige la empresa familiar que Teresa Carles fundó hace ya 40 años, Flax & Kale es el gran abanderado de la cocina flexiteriana:  una propuesta prácticamente vegetariana, que en contadas ocasiones admite proteínas animales, como huevos y pescados. Estrena su nuevo formato, Street, y una de las categorías  culinarias con más éxito en el sector: la proteína 100% plant-based, desarrollada por su propio equipo de I+D, que imita la textura de la carne de vacuno y pollo. Nos encantan sus boles y sus zumos cold press.

 

 

6.- Batavia

Calle de Sagasta, 18 Teléfono672 44 33 40. Precio desde: 15 euros. Cerrado los domingos.
Cocina saludable pensada para gustar a los más jóvenes. Un mostrador tentador ofrece vegetales, granos, legumbres y algo de proteína animal para que cada cual se componga el plato como más le guste. Además varios menús del día bien cocinados por los cocineros del local ( no llegan de una cocina central), que cambian a diario.  Buena oferta de desayunos y de cafés especialidad. Lo que menos nos gusta es que la carta esté trufada de palabras en inglés tal vez para hacerse los modernos. Algún día nos daremos cuenta del daño que esto hace a nuestro idioma, casi tanto como los aditivos a la cocina.

7.- Honest Greens

Paseo de la Castellana, 89. Teléfono:  914 21 50 11. Precio desde: 15 euros. Abierto todos los días.

Concepto original y divertido para comer sano en un local animado e informal. Arrasa entre los más jóvenes.  El cliente puede elegir entre los market plates (platos de mercado) o los garden bowls (boles del jardín). En los primeros, para los vegetariano proteínas como el tofu o  los felafel de legumbres); para el resto: tataki de atún de aleta amarilla, ternera, marinada o guisada, o pechuga de pollo con salsa chipotle (chiles picantes y ahumados típicos de México). Todo aliñado con diferentes salsas y enriquecido con guarniciones variadas.

 

 

 

8.- Super Chulo

Calle de Manuela Malasaña, 11 Teléfono910 23 27 06. Precio desde: 20 euros. Abierto todos los días.
Un espacio lleno de color con una propuesta diferente salida de la cabecita loca -pero muy bien amueblada- de Rebeca Toribio, su propietaria, una joven con las ideas muy claras. Se trata de alimentar a gente alegre con cocina alegre, creativa y orgánica. Productos de temporada y proteínas vegetales en platos mayoritariamente crudos (raw food). Humus, guacamole, batata asada rellena, pasta con verduras… son algunas de las propuestas de este restaurante que registra llenos diarios desde que abrió en 2015.

9.- Mama Campo

Calle Trafalgar,  22. Tel.: 91 447 41 38. Precio desde: 25 euros. Cerrado los domingos.

Mirando los jardines de la plaza de Olavide, llaman la atención los esportones (persianas de esparto estilo andaluz) que en verano protegen del sol el interior. Decoración cuidada, rústica y chic en un local animado que en verano se vacía para dar vidilla a la terraza. Ecológicos, convencidos y militantes, los propietarios defienden esta filosofía culinaria desde el restaurante y también a través de la tienda de alimentación contigua. Platos del recetario tradicional con alguna innovación, elaborados con productos certificados eco.

 

 

 

Sabores de siempre

 

10.- Hermanas Arce

Calle Marqués de Monasterio, 6 Teléfono918 70 85 93.  Precio desde: 25 euros.  Cerrado domingos y lunes.
Pequeño local en el barrio de Justicia con varias mesas pequeñas y una comunal. Propuesta de cocina casera, no exclusivamente española, sino un poco más internacional, que se enmarca dentro del movimiento de la comida real (real food). Ana y Elena ponen en práctica todo lo que explicaban en su blog de recetas. La propuesta tiene un marcado acento dulce: la repostería es uno de los puntos fuertes de la casa. Todo muy healthy, muy slow,  muy real y bastante rico, que al final es lo que importa. Abierto para desayunar, comer y cenar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Pollo “a la gallega” y a lo @alisoneroman en @nytcooking con chile y pimentón y patatas con vinagre

Una publicación compartida de hermanas arce (@hermanasarce) el

11.- El clásico

Calle del Marqués Viudo de Pontejos, 9 Teléfono915 15 70 38. Precio desde  25 euros.  Abierto todos los días.
Una taberna castiza en clave moderna perfecta para ir con los amigos que vienen de fuera cuando estás haciendo de guía turístico por el centro histórico de la ciudad.  Tres plantas -con un bar (Clandestino) en el sótano donde se preparan cócteles- donde poder disfrutar de una buena selección de conservas, tablas de quesos y embutidos o platos fríos como la ensaladilla rusa con regañás,  las croquetas de jamón, los  buñuelos de bacalao a la miel y limón, el pincho moruno, soldaditos de pavía o los huevos rotos.

 

12.- Roostiq

Augusto Figueroa, 47. Teléfono918 53 24 34. Precio desde 35 euros. Abierto todos los días.

Es la meca de los torreznos con champán, una nueva interpretación del glamour en clave castiza. Un bistró chulo, elegantón, donde las pizzas en horno de leña y el pollo campero a la parrilla son indiscutibles: sí o sí hay que probarlos. Es perfecto para ir con amigos, reirse y pasarlo bien. Ambiente informal y buena cocina, con productos de gran calidad que proceden de las propias fincas de los propietarios. Lo torreznos, que son adictivos, se cocinan en el horno de leña, primero lentamente y después a alta temperatura, antes de lonchearlos.

 

                                                                     

 

13.- La maruca

Velázquez, 54. Teléfono: 91 781 49 69. Precio desde: 25 euros. Abierto todos los días.

Los llenos diarios no son casualidad.  El secreto de su éxito la regularidad. Raciones generosas que permiten comer incluso por 20 euros si se bebe cerveza. Cocina tradicional con acento cántabro. En la carta no faltan las rabas, las croquetas, la tortilla de patata, los pimientos de Isla y algún que otro guisito. Imprescindible reservar incluso entre semana. Los fines de semana hacen turnos lo que en ocasiones obliga a comer a las 13.30h o pasadas las 15.00h. De postre tarta de queso ¡claro! pero también leche frita, muy buena. Ideal para ir con los abuelos, los amigos, los jefes o la novia, siempre que no se trate de una cita romántica. El local más informal del grupo La Bien Aparecida, que muy pronto tendrá sucursales. Estad atentos.

 

 

14.- El Quinqué

Calle Apolonio Morales, 3. Teléfono+34 910 73 28 92. Precio: desde 30 euros. Abierto todos los días.

Esta casa de comidas contemporánea se ha hecho un hueco no solo en el barrio de Chamartín, sino en toda la ciudad. Es el sueño de unos jóvenes cocineros hecho realidad. Tras formarse en algunas de las mejores cocinas del país, Carlos Griffo y Miguel Ángel García, apostaron por su propio local. Cocina de calidad marcada por la temporada, netamente española. Una carta para sentirse como en casa, a precios más que razonables cuyas especialidades puede pedirse por medias raciones.  Anchoas en salazón, croquetas (estupendas), verdinas con berberechos, pisto, fabada,  rabo de toro, tortilla de merluza… De postre arroz con leche al estilo asturiano con el azúcar recién quemado. Servicio informal, amabilísimo y eficaz.  Carta de vinos corta pero suficiente a precios tan moderados como la cocina.

 

 

15.- Colósimo

Calle de José Ortega y Gasset, 67. Teléfono+34 914 53 14 25 Precio: desde 25 euros. Abierto todos los días.

Desayuno, comida y cena: la cocina no cierra, siempre está on fire. Sabores de siempre ejecutados con técnicas de hoy: el mismo sabor pero menos grasa y tiempos de cocción más cortos. Platos de regusto casero en un ambiente informal, donde te cuidan sin atosigarte. La tortilla de patata está entre las mejores de Madrid (también se puede tomar en el desayuno). De la cocina salen buenas verduras, platos de cuchara, chipirones rellenos, arroces, etc.  Los hermanos Romero han logrado poner en el mapa su flamante casa de comidas contemporánea. Para conseguir mesa los fines de semana conviene reservar con antelación.

 

16.- La Tajada

Calle Ramón de Santillán, 15. Teléfono+34 912 32 22 04. Precio: desde 25 euros. Cerrado los domingos

El cocinero Iván Sáez quiere ocuparse de que la gente coma bien todos los días. Por eso nace esta casa de comidas contemporánea de aspecto industrial. Una carta informal con especialidades tradicionales muy bien hechas. Croquetas de jamón, buñuelos de bacalao, torreznos, pisto, ensaladilla rusa, boquerones en vinagre y magníficos arroces además de una selección de platos de cuchara que cambian a diario.  Buena selección de vinos.

 

 

 

17.- La Gabinoteca

Calle Fernández de la Hoz, 53. Teléfono913 99 15 00. Precio desde: 30 euros. Cerrado los domingos.

Espacio desenfadado de decoración moderna que lleva muchos años consolidado como exponente de las tres bes: bueno, bonito y barato, con la firma de Nino Reduello. El potito con huevo, patata y trufa es ya un clásico. Divertidos también el taco-pato, el bao de albóndigas marranas, las gyozas de ropa vieja y el bocata de calamares, que además sacian. La ensalada de kale, los bimi o las alcachofas fritas son opciones más ligeras. Buen ambiente garantizado y servicio joven e informal.La carta de vinos ya es un juego en sí misma, ayudando a elegir por criterios de personalidad.

 

18.- La carbonera Bar de quesos

Calle Bernardo López García, 11 Teléfono: 911 110 669. Precio desde 30 euros. Abierto todos los días.

En este singular local se rinde culto al queso, pero también se cocina. Marité Madrid prepara platos caseros con toques originales. Pero sin duda las tablas de queso armonizadas con sugerentes surtidos de panes son el gancho del local. Organizan eventos especiales dedicados a gastronomías concretas, ahora le toca el turno a Italia. Buena repostería y notable surtido de bebidas: vinos, whiskies, rones, ginebras…

 

 

19.- Joselito’s

Calle de Velázquez, 30. Teléfono917 27 47 62. Precio desde: 30 euros. Cerrado los domingos.
Cocina contemporánea con el jamón ibérico por bandera. Además de los huevos fritos (con puntilla) con jamón ibérico, encontramos algunas propuestas más innovadoras muy  bien resueltas. Cocina de temporada que en la época de la montanera (entre noviembre y marzo) vive su mejor momento con un fantástico repertorio de platos elaborados con piezas de carne fresca. Las croquetas no fallan. En la tienda se pueden comprar todos los productos de la marca Joselito.

20.-  La catapa

Calle Menorca, 14. Teléfono: 915 74 26 15. Precio desde 35 euros. Cerrado los domingos y lunes.

Con el paso del tiempo esta tabernita castiza, donde reinan las tapas, ha ido tomando hechuras de restaurante, aunque casi todo lo que se come sea para compartir. Ruidosa y siempre abarrotada es uno de los destinos favoritos de los madrileños en el barrio de Retiro. Las croquetas de patata y trufa y la ensaladilla (un un fuerte punto de vinagre debido al escabeche) están entre los superventas del local. Pero platos con más enjundia como el bacalao al pilpil o las mollejas de cordero tampoco desmerecen. Un sitio perfecto para ir con los amigos y pasarlo bien, si se reserva con tiempo.

 

 

21.- Ocafú

Calle Jorge Juan, 29.  Teléfono918 26 91 64. Precio desde 20 euros. Abierto todos los días.

Esta taberna gallega de nuevo cuño no para de clonarse, cada vez tiene más sucursales debido al éxito de su fórmula. Aquí se viene a comer su famosa tortilla de Betanzos, una de las mejores de Madrid. Otras elaboraciones buenas y baratas son las croquetas, el caldo gallego y la empanada del día. Muy rico también su pulpo, mejor con patatas, que llena más y evitará tener que seguir pidiendo. El marisco es de buena calidad pero se sale del presupuesto. Ruidoso e informal, con un servicio que va por rachas, depende de quién te toque.

 

 

22.- Casa 28

Calle del Espíritu Santo, 28 Teléfono682 58 35 87. Precio desde: 25 euros.  Cerrado  los lunes.
Un formato muy original el de esta  carnicería-salchichería  (CA-SA) fruto de la imaginación de Adrián Rojas y Roberto Quirant ex Punto MX) dedicado a los amantes de la carne. Ocupa lo que fue una antigua carnicería y eso refuerza el espíritu. Cecina de El Capricho, embutidos de Carrasco y buenos cortes de carne bien preparados. ¡Estupendas las costillas! Para los que no quieran carne, selección de verduras del huerto orgánico La Retamilla. Vinos por copas y algún dulce rico de postre.

Un guiño a Asia

23.- Killer Sobo

Calle de la Redondilla, 7. Teléfono: 635 09 20 69. Precio desde: 18 euros. Cerrado lunes y martes.

Es el ramen de moda en Madrid, por eso es difícil encontrar mesa los fines de semana. Una tasca japo-castiza, o japo-cañí, en la que comen fideos, pero no los del cocido madrileño, sino los largos que se sirven en tazón y se sorben haciendo mucho ruido, sí, eso es lo correcto en Japón. El nombre significa «abuela asesina» y si es la abuela la que prepara el ramen, pues uno no sabe qué pensar. Espacio pequeño y modesto, pero divertido, donde además de los tazones de fideos sirven otras especialidades como el torrezno aderezado chile dulce y cilantro y un bao de rabo de toro.

24.- Vietnam

Huertas, 4. Madrid. Teléfono: 91 755 31 26. Precio desde: 20 euros. Abierto todos los días.

Local modesto con una decoración fría y desangelada pero que rebosa autenticidad. Destacan la nutritiva sopa pho bo, bandera de la gastronomía vietnamita y el delicioso bun cha, que combina fideos de arroz, secreto ibérico, vegetales y caldo de pescado (conviene pedir el picante, que cada comensal puede añadir de acuerdo a su gusto). También hay nems, los rollitos de cerdo y gamba fritos y envueltos en hojas de lechuga y otras especialidades interesantes, además de cócteles y una selección de vinos corta pero acertada.

 

26.- El flaco

Calle Javier Ferrero, 8.  Teléfono911 99 65 02. Precio desde: 35 euros.  Cerrado los domingos y los lunes.
El cocinero de origen sueco Andy Boman, ya sorprendió en Ginger Boy. En este local discreto pero agradable, a trasmano de todos los circuitos gastronómico, riza el rizo y registra llenos diarios. Una carta sugerente cargada de recetas asiáticas. Aunque la cocina se declara tailandesa encontramos guiños a Vietnam, Korea, Japón o China, sin olvidar España o Suecia. Cocina viajera y mestiza, cargada de platos fragantes y tentadores con una buena dosis de picante que no defraudan. Deliciosos el satay de pollo con salsa de cacahuete, el bao de panceta confitada en caldo cantonés, los rollitos vietnamitas con mango y el curry tailandés. Magníficas salsas y aderezos.

 

27.- Shangai Mama 

Arturo Soria, 51 (y sucursales).  Teléfono:  91 831 01 49. Precio desde 25 euros. Abierto todos los días.

Comida callejera oriental adaptada a los salones de diseño de la capital. A aquellos que han viajado por Asia les traerá gratos recuerdos (aunque las comparaciones son odiosas)  y a los que no… les invitara a hacerlo.
En la carta, el arroz Ku Bak crujiente; el pato Shanghai mama; la sopa agripicante con marisco; los dumplings con masa casera como el Shaomai Black relleno de langostinos con perlas negras de calamar. Una opción asequible de acercarse a los nuevos gustos orientales, que cala hondo entre los más jóvenes.

 

Shanghai mama

 

El poder de la fusión

28.- Chifa

Calle Modesto Lafuente, 64.  Teléfono: 915 34 75 66. Precio desde: 20 euros.  Abre todos los días.

Luis Miguel Gil (ex Sudestada) está al frente de Chifa y mantiene el espíritu con el que nació: fusionar las cocinas asiática y latinoamericana tal como se hace en Perú. El nombre es el que recibe la cocina hecha por los emigrantes chinos en Perú, pero aquí van más allá y dejan vía libre a la fusión. Junto al ceviche clásico de corvina, están  los mejillones con salsa de kimchi, el arroz chaufa,  o las empanadas de pato Pekin… ¡Para beber, lo mejor cerveza!

 

29.- Latasia

Paseo de la Castellana 115.  Teléfono: 915559333. Precio desde 35 euros. Cerrado los domingos.

Desenfadada oferta de cocina fusión, con influencias de Latinoamérica y Asia, de ahí el nombre combinado de” Latasia”. En concreto, juega con sabores de Perú y de diferentes partes de Asia: India, Filipinas, Japón, China, Tailandia o Singapur, integrados en muchos casos con la cocina española, casi siempre de forma acertada. Así podemos encontrar, unos callos a la madrileña con curry rojo tailandés, un tiradito peruano de zamburiñas gallegas, un ramen japonés de cocido madrileño o unas gyozas de morcilla de Burgos.

 

30.- El sainete

Calle Ponzano, 6. Tel.: 914 45 63 62. Precio medio: 35 €. Cerrado los lunes.

Doscientos tipos de cervezas arropan la propuesta gastronómica del cocinero salmantino Fran Vicente que se debate entre la tradición y la divertida modernidad y todo lo pasa por el filtro de la fusión. Encierra los mejillones en escabeche en un bao, adereza el cochifrito con chirimoya picante y no renuncia al omnipresente cebiche. Menos mal que las croquetas las deja estar como Dios manda. Un espacio divertido donde comer bien y descubrir muchas cervezas de la mano de Mahou, el gigante madrileño.

 

De paseo por Europa

31.- Massart Pizza Atelier

Calle Antonio Acuña, 8. Teléfono: 910 64 90 13. (También en Isaac Peral, 2). Precio desde: 18 euros.  Abre todos los días.

Amplísimo local que apenas se vislumbra desde la entrada, luminoso y bien decorado.  El horno especial para las pizzas se encuentra a la vista en el lado izquierdo.  Pizzas artesanales, que están buenísimas, y obligan a reservar con antelación sobre todo los fines de semana. Mozzarella de verdad y una masa fina y crujiente, muy al estilo de las pizzerías del Trastevere en Roma. Son individuales, aunque fácilmente pueden servir para compartir entre dos. Muy buenas las gourmet  como la “Ibérica”. Algunos entrantes, ensaladas y pastas completan la oferta. De postre, cheesecake o la tarta de chocolate belga.

 

32.- L’entrecot café de parís

Calle del Conde de Aranda, 11. Teléfono915 78 41 91.  (También en Felix Boix). Precio desde 30 euros. Abre todos los días.
Su nombre es una declaración de intenciones: aquí se viene a comer entrecot. Un menú único (24 euros) compuesto por ensalada verde, entrecot con salsa y patatas fritas para comer cuantas se quiera, no cobran por repetir de patatas. De postre hojaldre de manzana con helado de vainilla o créme brulèe. Todo en un ambiente de bistró parisino, clásico y encantador, que contribuye a reforzar la gloriosa historia de este local que nación en la capital francesa hace en 1930. Buena carta de vinos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Toujours imité, jamais égalé. 📷 @wheretoeatmadrid . . #restaurants #sauce #madrid #meat

Una publicación compartida de L’entrecote Café de Paris. (@cafedeparismadrid) el

33.- 80 grados

Paseo de la Castellana, 128.  Teléfono: 91 411 05 93. Precio desde: 25 euros. Abierto todos los días.

Uno de los  locales favoritos de los más jóvenes, se hizo fuerte en el barrio de Las tablas  y desde allí se extendió por el resto de la Comunidad de Madrid (Pozuelo, paseo de la Castellana, Malasaña, etc). Platos XS, mini raciones a miniprecios, que permiten comer poco o probar mucho, justo lo que buscan los Millenials y las generaciones que los siguen. Especialidades españolas pero también globales en un ambiente informal, divertido y muy fashion. De los pocos restaurantes que ofrecen una carta especial para embarazadas.

 

La huella americana

34.- Apartaco

Luchana, 7.  Teléfono: 686 97 49 16. Precio desde: 18 euros. Abierto todos los días.

En un local modesto, cocina inspirada  en las recetas de las abuelas del cocinero Leo Araujo:  las hallacas, los tequeños, las arepas o el pabellón criollo son las estrellas de la carta. Emplea productos 100% venezolanos lo que le ha llevado a convertirse en uno de los restaurantes favoritos de la cada vez más numerosa colonia venezolana de Madrid. De postre bizcocho de tres leches. Para beber, papelón con limón o zumo de maracuyá.

                                                     

34.- Mawey taco bar

Calle San Bernardo, 5, galería.  Telefono: 91 878 52 01 Precio desde: 15 euros.  Cerrado los lunes.

Al estilo de las modernas taquerías mexicanas, trata de explorar lo contemporáneo: fusiona el mejor producto español con ingredientes del país azteca. Su carta está llena de elaboraciones originales pero no faltan los huevos rancheros, los tacos de cochinita pibil y los platos con casquería como los tacos de oreja y sepia con salsa de chile habanero o las mollejas de ternera salteadas y enchipotladas.  Local sencillo, informal y colorido que hace las delicias de los más jóvenes.

 

35.- Cilindro

Calle de Don Ramón de la Cruz, 83.  Teléfono910 57 77 28. Precio desde: 30 euros. Cerrado los lunes.

En Perú, el nombre de este local hace referencia a un horno tradicional de fabricación casera en el que se asa la carne al carbón. Mucho tiene que ver este concepto con la propuesta de Mario Céspedes y el juego que él hace de las carnes y los ahumados. Él hace suya la cocina peruana fusionándola con especialidades asturianas: torto de maíz relleno de rabo de toro o lengua con salsa de mote, hierbabuena y rocoto. No falta el ceviche con salsa de huacatay y mango, la navaja templada con leche de tigre y ají limo o el rollito asturiano con estofado chifa. De postre mochi de lúcuma.

                                                                   

2 Comments

  1. Jesús mancho el 19 febrero, 2020 a las 18:35

    Muy buena selección de restaurantes
    Conozco varios y son realmente muy buenos
    Gracias por tan valiosa información

  2. Antonio+Escot el 18 febrero, 2020 a las 11:17

    La Mantequilla café de parís para el entrecot no parte del Café de París de Ginebra??

Deja un comentario