Sin humos, sin ruidos, en las alturas o rodeadas de vegetación. Recorremos Madrid buscando terrazas gastronómicas en las que cenar al aire libre.


Este verano de 2022, en el que ansiamos disfrutar de bocados suculentos al aire libre, las terrazas en Madrid se perfilan como el espacio en el que todos quieren estar. Desde azoteas con vistas inigualables hasta espacios gastronómicos escondidos en frondosos jardines.

Este año no hay muchas novedades pero sí hay alguna realmente espectacular. Pasamos revista al terraceo desde dos premisas: la buena cocina y la atención al espacio. Nunca le he encontrado el punto a comer en una esquina cualquiera  de la ciudad acosada por los coches, respirando humo  y con el ruido de los motores como banda sonora. Busco entornos apacibles que me permitan disfrutar de la comida y la compañía. Elaborar este listado no ha sido fácil y, como siempre, será parcial e incompleto. Pero estas son las terrazas de Madrid que mejor combinan gastronomía con un entorno más que agradable.

La terraza de la biblioteca by Rafa Peña

 Hotel Santo Mauro. Calle Zurbano, 36. Teléfono 913 19 69 00. Precio desde: 60 euros.

Es la novedad de la temporada. Un pequeño oasis en el corazón de Chamberí. El jardín del suntuoso palacio de Santo Mauro ha sido rediseñado para albergar una de las terrazas más bonitas de Madrid. Se han recuperado parterres y mantenido las plantas tropicales que introdujo el embajador de Filipinas cuando esta fue su casa. La gran pérgola, el mobiliario de hierro forjado y la preciosa iluminación crean un ambiente decimonónico. La guinda son los sombreros canotier y los chalecos del uniforme del equipo de sala. Para rebajar la sofisticación, el cocinero Rafa Peña y su equipo, con Biel Gavalda al frente, proponen platos para compartir, desenfadados y divertidos con el ya famoso bikini de queso Comté, la caballa con yogurt o la hamburguesa. La música también ayuda a crear un ambiente agradable y distendido que se prolonga con copas en la sobremesa, ya sea de tarde o madrugada.

Terraza del jardín de Santo Mauro

Terraza del jardín de Santo Mauro

La Maruca

Paseo de la Castellana, 214. Teléfono: 913 45 26 65. Precio desde: 35 euros.

De todas las terrazas del grupo, la de La maruca de Castellana es la más amplia y apetecible, por eso no es fácil conseguir mesa. La oferta de cocina española tradicional con dejes cántabros ha cuajado entre los madrileños que tienen en este establecimiento uno de sus puntos de reunión favoritos. Buena cocina, a precios asequibles y la posibilidad de formar mesas grandes donde reunirse con los amigos o la familia. En la carta no faltan las rabas, la merluza rebozada, las croquetas, el suculento picho de tortilla, los pimientos de Isla en temporada y un largo etcétera de cosas ricas.  De postre su famosísima tarta de queso, declarada la mejor de España.

Terraza de La Maruca de Castellana

Terraza de La Maruca de Castellana

By Danielly Martins

Alberto Alcocer, 43.  Teléfono: 655 22 52 06. Precio desde: 35 euros.

Una terraza de Madrid escondida en un sótano, aliñada con vegetación. Fresquita en verano y resguardada, perfecta para los que buscan comer siempre al aire libre.

En la carta los famosos arroces de esta cocinera italobrasileña. Diez especialidades entre los que se incluyen el abanda, el del senyoret o el arroz negro, más otros que cambian según la temporada.  Para completar la comanda, merece la pena probar las croquetas, de jamón o de setas, cremosas y de rebozado crujiente, la ensaladilla, o el bienmesabe, que elabora con cazón en un adobo suave. Raciones abundantes y precios comedidos son el secreto de su éxito y lo que obliga a reservar con cierta antelación.

Terraza de Danielly Martins

Terraza de Danielly Martins

Dani

Hotel Four Seasons. Sevilla, 3. Teléfono: 913 30 62 10. Precio desde: 75 €.

Una de las azoteas más hermosas de Madrid, con unas vistas incomparables. Por eso la terraza de la Brasserie del cocinero Dani García en el hotel Four Seasons Madrid es una de las favoritas de todos los que visitan la ciudad. Lo mejor es el horario inenterrumpido que permite, desayunar – o tomar un brunch los fines de semana- tomar el aperitivo, comer, pasar la tarde cóctel en mano, cenar, o poner el broche a la velada. La carta varía según el horario, pero las ostras, el jamón ibérico y los snacks siempre están disponibles. Ahora, como es temporada de atún de almadraba, merece la pena probar uno de los platos ideados por García y su equipo. Los nostálgicos siempre pueden recurrir al Tomate nitro, un plato mítico del cocinero andaluz que no falla.

Azotea de Dani en el Four Seasons

Azotea de Dani en el Four Seasons

Colósimo

José Ortega y Gasset, 67. Teléfono: 914 53 14 25. Precio: desde 30 €.

La de Colósimo es de esas terrazas de Madrid que funcionan independientemente del buen tiempo. Aunque sus mesas al aire libre están ubicadas en plena calle, su carta es de las que no necesita de un entorno idílico para ser disfrutada. La tortilla de patatas -una de las mejores de Madrid-, las croquetas de puchero, el steak tartar o su tarta de queso componen una propuesta para acertar cuando lo que se busca es tradición muy bien resuelta.

Terraza de Colósimo

Terraza de Colósimo

El jardín de Orfila

Hotel Orfila. Orfila, 6. Teléfono: 917 02 77 72. Precio: desde 70 €.

Capitaneada por Mario Sandoval, la oferta gastronómica del hotel Orfila, con el prestigioso sello Relais & Châteaux, es siempre un acierto. Aunque los antiguos salones tienen un encanto especial, es en su patio interior donde más se disfruta de su carta. Un espacio cargado de magia donde conviven una fuente histórica, vegetación frondosa y detalles señoriales que trasladan a otra época. ¿El mejor plan para disfrutar de esta terraza de Madrid? El brunch que organizan los domingos con propuestas ibéricas, fruta, bollería, un gazpacho fresquísimo y una selección de huevos única.

Patio interior del hotel Orfila

Patio interior del hotel Orfila

Bareto

Alcalá, 55. Teléfono: 912 97 71 41. Precio: desde 20 €.

Con el ánimo de rescatar el espíritu madrileño más castizo, abrió sus puertas hace unos meses este Bareto. Su barra es de esas en las que se tiran bien las cañas y los platos recomendados se pintan en el espejo. Ahora que estrena terraza con vistas a la fuente de Cibeles en Madrid, se puede disfrutar de su menú cañí al aire libre. Un lugar de recreo ideal para tomarse un vermú acompañado de torreznos, bravas o un estupendo montado de calamares; o entretenerse con el plato del día.

Terraza de Bareto

Terraza de Bareto

Mar Mía

Plaza de Isabel II, 7. Teléfono: 965 14 44 44. Precio: desde 50 €.

Ubicado en Ópera, una zona en la que escasean los buenos restaurantes, Mar Mía ya se ha coronado como el local de éxito de esta temporada. Más allá de ser un lugar en el que ver y ser visto, que también, este chiringuito urbano es una excelente excusa para encontrar propuestas marineras de altura. Desde arroces hasta un lobster roll con cangrejo real insuperable visten la carta de este ecléctico local que desde hace unas semanas suma una terraza muy agradable a sus espacios.

Terraza de Mar Mía

Terraza de Mar Mía

Berria Wine Bar

Plaza de la Independencia, 6. Teléfono: 664 86 43 22. Precio: desde 50 €.

Aunque la Puerta de Alcalá está repleta de opciones gastronómicas, si hay una que merece la pena una visita es la de Berria Wine Bar. Este local reúne un ambiente cosmopolita y la apuesta más ambiciosa que ha visto la ciudad en el universo del vino. Además. tiene una terraza con vistas privilegiadas desde la que disfrutar de excelentes referencias y una carta de lo más versátil. Desde ostras para tomar un aperitivo ligero hasta unos huevos fritos con chistorra para darse un homenaje castellano.

Terraza a pie de calle de Berria

Terraza a pie de calle de Berria

El jardín del Ritz

Hotel Mandarin Oriental Ritz. Plaza de la Lealta, 5. Teléfono: 917 01 67 67. Precio desde 80 €.

Aunque con una decoración más vanguardista y una carta de estilo clásico relajado, tras la renovación del hotel Mandarin Oriental Ritz, los jardines mantienen el particular encanto que invadía cada rincón. En esta terraza de Madrid, la propuesta de Quique Dacosta, al frente de las cocinas de todos los conceptos del hotel, es la más desenfadada de todas. Una carta fácil y repleta de platos que gustan a todo el mundo. Ideal para disfrutar de un escenario icónico de la historia de la ciudad.

Terraza del Jardín del Ritz

Terraza del Jardín del Ritz

MO de Movimiento

Espronceda, 34. Tel.: 602 86 69 17. Precio: 25-35 euros.

Solo por ver como se ha rediseñado el espacio del antiguo teatro Espronceda, con materiales de derribo, merece la pena visitar este restaurante que está siendo una de las sensaciones del Madrid postCovid. si hoy en día los restaurantes necesitan un relato, este lo tiene. Aquí la sostenibilidad se escribe con mayúsculas. Desde los materiales a las personas (muchos de los trabajadores están vinculados a la Fundación Raíces) todo cuenta una historia. Los productos también. Todos llegan de productores artesanos: desde las harinas ecológicas con que se hacen las pizzas hasta las verduras. Platos mediterráneos, sin complicaciones que acompañen gratamente un momento en que se trata no solo de alimentar el cuerpo sino también el alma, haciendo reflexionar al comensal sobre la responsabilidad social que tiene cada individuo y también los restaurantes.

Patio acristalado de MOdeMovimiento

Sacha

Juan Hurtado de Mendoza, 11. Tel.: 91 345 59 52. Precio: 60-90 euros.

La terraza favorita de los gastrónomos y cocineros madrileños. Sacha es un icono de la gran cocina. De esa cocina sencilla, sabrosa y verdadera que a todos nos gusta. Aquí se comen los platos de siempre desde una perspectiva contemporánea. En verano el comedor no se usa y deja paso a la terraza ajardinada que invita a largar la sobremesa, sobre todo por las noches. Al medio día solo funciona cuando el tiempo lo permite y uno no se achicharra como suele suceder en Madrid.  Berberechos al vapor, tortilla vaga, carabineros, mejillones, navajas, escabeche de vaca, raya… Lo mejor es ponerse en manos de Sacha, el patrón, y disfrutar a placer.

Cena a la luz de la velas en Sacha

Don Lay

Calle de Castelló, 117 esq. María de Molina Tel.: 910 91 63 19. Precio: 55-80 euros

Entre los recovecos ajardinados del edificio María de Molina se extienden las mesas de la terraza de este chino de lujo que estrenó ubicación justo hace un año. Por la escasa oferta que hay en Madrid de dumplings y la calidad de los que aquí se preparan la visita está justificada.  Las empanadillas al vapor o fritas, de masas de arroz o trigo son realmente deliciosas. Merecen especial atención los xiao long bao de Shanghai (rellenos de caldo) y los char siu (canelones al vapor con carne de cerdo marinada en salsa dulce y laqueada al carbón). El pato laqueado, especialidad de la casa, es una buena opción para no pasarse de presupuesto que se dispara cuando se incluyen en la comanda pescados y mariscos.

Terraza urbana ajardinada de Don Lay

La Ancha

Príncipe de Vergara, 204. Teléfono: 915 63 89 77. Precio: 45-65 euros

Para disfrutarla en verano y en invierno, esta terraza acristalada junto al Parque de Berlín es una de las favoritas de los madrileños del barrio de Chamartín. En la mesa platos de siempre, muchos de ellos famosos como el escalope Armando y las tortillas guisadas. En verano cazón en adobo y bonito con tomate o al horno.

La remozada terraza de La Ancha

El Jardín de Arzábal

Santa Isabel, 52. Teléfono: 915 28 68 28. Precio: 50-65 euros

Un oasis a la sombra del Museo Reina Sofía. Una burbuja verde en el caos de Atocha, donde incluso cuando el calor aprieta de veras se puede respirar. Cocina tradicional, platos frescos y parrilla. Una oferta sencilla con raciones para compartir y una atractiva selección de conservas, embutidos, quesos, ahumados y salazones. En temporada buenas verduras. Los platos principales se componen de pescados y carnes a la brasa. Todo con la firma personal de Álvaro Castellanos e Iván Morales. Estupenda carta de champanes, algunos por copas.

El Jardín de Arzábal

El Jardín de Arzábal

Bosco de Lobos

Hortaleza, 63. Tel.:  911 09 15 21. Precio: 30-40 euros

Un paraíso escondido en el centro de Chueca para disfrutar de buenas pizzas y especialidades de cocina italiana a precios moderados. Un espacio acogedor y discreto en el jardín del edificio del Colegio de Arquitectos, ideal para una cena romántica o un encuentro tranquilo. También para una reunión o comida de trabajo. Nos gusta la ensalada capresse con mozzarella de búfala y sus pastas con sabrosas salsas. Además de las pizzas de masa fina y crujiente y coberturas abundantes.

Mesas de Bosco de Lobos en el jardín interior

El Bund

Calle de Arturo Baldasano, 22. Tel: 911 15 18 13 Precio: 30-50 euros

Si el cuerpo pide oriental, esta es la terraza en muy apetecible. En Arturo Soria, alejada de los calores del centro, en una zona donde siempre corre aire, colorista y desenfadada. No es que su dim sum sea para morir, pero dentro de la exigua oferta de restaurantes chinos de calidad, El Bund mantiene el tipo. Cocina de Shanghai, de donde toma el nombre (Bund es el paseo a la orilla del río jalonado de casas art decó, recuerdo de la época dorada que la ciudad vivió en los años 1920). Se puede probar los famosos Xiao Long Bao, dumpling típicos de la ciudad rellenos de caldo, que en la carta aparecen como Dimsum Shanghai, también está logrado el pescado al vapor y la ternera a las cinco especias.

Terraza inspirada en los jardines de Suzhou

Carbón negro

Calle de Juan Bravo, 37.  Teléfono:  910 88 58 60. Precio: 55-65 euros

La parrilla con más tirón del barrio de salamanca cuando llega el buen tiempo presume de terraza. Entre plantas y bajo sombrillas las mesas se llenan de pescados y carnes a la brasa. También de verduras y sopas frías. El cocinero Gonzalo Armas, que se ganó los galones manejando el fuego en El Filandón, selecciona con esmero la materia prima que se ofrece en el restaurante, donde hacen gala de su red de proveedores. Bullicioso y animado en este restaurante -y en su terraza- será difícil no encontrarse con rostros conocidos.

 

Sombrillas para aplacar el calor en Carbón Negro

El Filandón

Carretera de El Pardo a Fuencarral, Km. 1.9. Tel.: 917 34 38 26. Precio: 60-80 euros

Las aglomeraciones no son buenas y menos esta nueva normalidad en la que vivimos. El éxito de este restaurante es tal que a veces es difícil de gestionar y los clientes se van descontentos por fallos sobre todo de servicio. Aún así el lugar merece una oportunidad cuando se trata de cenar al aire libre en un ambiente encantador. Con un poco de suerte todo saldrá bien y se podrá disfrutar. La gran parrilla donde se asan los pescados es un espectáculo. Están buenas las croquetas, la ensaladilla y en general los mariscos que proceden de Pescaderías Coruñesas. Los rodaballo y las lubinas a la brasa son excelentes.

 

Mesas en los porches del jardín del Filandón

Mamá Campo

Plaza de Olavide. Tel.: 91 447 41 38. Precio: 25-40 euros

La terraza más colorida y animada de la plaza de Olavide, en pleno barrio de Chamberí. Abren a las 12, con aforo reducido y cartas virtuales para cumplir la normativa. Por cierto, han unido la propuesta de los dos establecimientos (Cantina y Restaurante).  Cocina sencilla y natural elaborada con productos ecológicos y algún toque viajero. Las noches de los fines de semana los llenos son seguros así que conviene reservar con antelación.

Terraza Mama Campo en la Plaza de Olavide

Pez fuego

Calle de Orense, 68. Tel.:  915 71 82 65. Precio: 45-70 euros

Este asador marinero del Grupo Oter ha estrenado una terraza que se añade a la ya existente.  Un espacio formal, donde las mesas se visten con manteles y servilletas de tela, y el servicio es atento y cordial. Es buena idea probar los mariscos, sobre todo las ostras, la concha fina o las gambas rojas. Después un pescado a la brasa: rape de barriga negra, lubina o rodaballo. También los carnívoros tienen su espacio. Las guarniciones se eligen a parte, así que cada cual compone el menú.

Nueva terraza de Pez Fuego

Numa Pompilio

Velázquez, 18. Tel.:  916 85 97 19. Precio: 60-80 euros

Tal vez no sea el restaurante italiano que más nos guste, pero sí es una de las terrazas más bonitas de la ciudad. Tranquila, cuidada, elegante, es un placer sentarse en una de sus mesas. Es un sitio ideal si quieres conquistar a alguien o rematar la conquista. En la carta platos de la tradición italiana pero que huyen de los lugares comunes. Es muy buena la pasta rellena.

Mesas en el jardín de Numa Pompilio

Julia Pérez y Loreto Blanco

Julia Pérez y Loreto Blanco

2 Comments

  1. Marian Corvo Alarcón el 13 julio, 2020 a las 10:28

    Habria mesa en la terraza el día 24 a las 21 horas para dos personas?

    • Gastroactitud el 13 julio, 2020 a las 11:40

      Pues tendrás que llamar a la terraza que te interese. Desde esta página no se gestionan reservas. Gracias

Deja un comentario