Sin humos, sin ruidos, en las alturas o rodeadas de vegetación. Recorremos Madrid buscando terrazas gastronómicas en las que cenar al aire libre.


En este verano extraño de 2020 en el que vivimos entre el miedo al contagio y la necesidad de reencontrarnos, las terrazas se perfilan como el espacio amable y seguro en el que todos quieren estar. Con más gente que de costumbre en Madrid a mediados de Julio, la fiebre terracera sigue impulsando la hostelería de la ciudad.

Este año no hay muchas novedades pero sí hay alguna realmente espectacular. Pasamos revista al terraceo desde dos premisas: la buena cocina y la atención al espacio. Nunca le he encontrado el punto a comer en una esquina cualquiera  de la ciudad acosada por los coches, respirando humo  y con el ruido de los motores como banda sonora. Busco entornos apacibles que me permitan disfrutar de la comida y la compañía. Elaborar este listado no ha sido fácil y, como siempre, será parcial e incompleto. Empezamos por las novedades y seguimos por orden alfabético

 

NOVEDADES 2020

Huerta de Carabaña

Carretera de Perales a Albares s/n. Carabaña. Tel.: 910 830 007. Precio: 70-90 euros

No es un restaurante con huerta, es una huerta con restaurante, al estilo del Blue Hill de nueva York o Petershams Nurseries en Londres. Sin duda, uno de los lugares más deliciosos para cenar durante el verano madrileño. Llegar obliga a una pequeña excursión (tienen servicio de transfer), pero merece la pena. Escondida en la vega del río Tajuña (desde la terraza se oye el murmullo del agua) esta finca agrícola de 15 hectáreas produce toneladas de hortalizas que comercializan online.

Aunque también se puede ir a almorzar, por la noche el ambiente se vuelve mágico gracias a una iluminación sugerente y a las notas del piano que acompañan la velada. Para comer solo un menú (60€ sin bebidas)  firmado por Roberto Cabrera y Ricardo Álvarez, compuesto con vegetales recién cortados: flores de calabacín, acelgas, tomates, pepinos, berenjenas…  Un derroche de delicadeza y buen gusto. El plato fuerte es un cordero lechal  asado al estilo burdunzi, el que los pastores vascos llevaron a la Patagonia. Delicioso. De postres fresas o cerezas. Merece la pena llegar 20 minutos antes para recorrer la huerta al atardecer.

Comedor en el jardín de La Huerta de Carabaña

Bulbiza

Ibiza, 40.  Precio: 20-70 euros

El bulevar de la calle Ibiza se ha convertido en una gran terraza en la que comparten espacio los seis establecimientos del grupo capitaneado desde la distancia por el cocinero José Andrés, que aporta sobre todo su espíritu ingobernable y piensa a lo grande, un buen grupo de socios. Un ambicioso proyecto integrado entre por  seis establecimientos con gestión separada: La Retasca, Julián de Tolosa, Bistronomika, La Cocina de Enfrente, El Marginal y la heladería Maison Glace.  Además de pedir las especialidades propias de cada uno de los restaurantes se ha creado una carta de 6 tapas solidarias por 3 euros, incluida la bebida, cuya recaudación se destinará íntegramente a World Central Kitchen, la ONG del cocinero en la que han intervenido activamente durante la pandemia los integrantes del grupo de restauración.

De día los coches incordian un poco, a pesar del montaje. Por las noches la calle se queda más tranquila y el bulevar se convierte en un espacio verde que invita a disfrutar de la cocina y la compañía. Carnes a la parrilla de Julián de Tolosa, excelentes platos marineros de Bistronómika y las tapas canallas con el  sello de Juanjo López de La REtasca.

© Mikel Ponce La Retasca

 

StreetXO

Serrano 52.  Tel.: 915 31 98 84. Precio: 35-65 euros

La cocina callejera y cañera de Dabiz Muñoz se asoma a la azotea de la calle Serrano. La cola ahora es virtual, es decir con reserva online o apuntándote a una lista de espera. Abren a las 19.30h. así que hay que estar atento, porque ya no tendrás que esperar de pié en la puerta.

Especialidades asiáticas con productos españoles y toda la fuerza gustativa de la la cocina de Muñoz. No faltan los clásicos como el  chili crab, la lasaña coreana, los dumplings o el sandwich al vapor. Para acompañar cócteles tan potentes y locos como la comida.

Hilera de mesas en la azotea de StreetXO

Aarde y Origen

Plaza de la Independencia, 10. Tel.: 91 088 90 23. Precio: 60-80 euros

Tan cerca de la Puerta de Alcalá que podrás tocarla con los dedos.  Una pequeña burbuja vegetal en la Plaza de la Independencia. Sandro Silva y Marta Seco, fundadores del Grupo Paraguas han creado esta terraza conjunta para sus dos locales: Aarde y el nuevo Origen. En ella África y el Mediterráneo se dan la mano en una carta de lo más apetecible que combina las exóticas especialidades del continente negro con los platos más populares del Mediterráneo, incluido el marisco. Nos gustan, sobre todo los platos de verdura a la brasa de inspiración africana (hay que probar la lasaña de chingulugulu, una seta gigante, la más grande comestible del mundo). Cuenta con una clientela fiel que no falla, por eso la terraza siempre  está muy animada, el buen ambiente está garantizado.

Terraza de Origen Taberna en la Puerta de Alcalá

 

MO de Movimiento

Espronceda, 34. Tel.: 602 86 69 17. Precio: 25-35 euros

Solo por ver como se ha rediseñado el espacio del antiguo teatro espronceda, con materiales de derribo, merece la pena visitar este restaurante que está siendo una de las sensaciones del Madrid postCovid. si hoy en día los restaurantes necesitan un relato, este lo tiene. Aquí la sostenibilidad se escribe con mayúsculas. Desde los materiales a las personas (muchos de los trabajadores están vinculados a la Fundación Raíces) todo cuenta una historia. Los productos también. Todos llegan de productores artesanos: desde las harinas ecológicas con que se hacen las pizzas hasta las verduras. Platos mediterráneos, sin complicaciones que acompañen gratamente un momento en que se trata no solo de alimentar el cuerpo sino también el alma, haciendo reflexionar al comensal sobre la responsabilidad social que tiene cada individuo y también los restaurantes.

Patio acristalado de MOdeMovimiento

Don Lay

Calle de Castelló, 117 esq. María de Molina Tel.: 910 91 63 19. Precio: 55-80 euros

Entre los recovecos ajardinados del edificio María de Molina se extienden las mesas de la terraza de este chino de lujo que estrenó ubicación justo hace un año. Por la escasa oferta que hay en Madrid de dumplings y la calidad de los que aquí se preparan la visita está justificada.  Las empanadillas al vapor o fritas, de masas de arroz o trigo son realmente deliciosas. Merecen especial atención los xiao long bao de Shanghai (rellenos de caldo) y los char siu (canelones al vapor con carne de cerdo marinada en salsa dulce y laqueada al carbón). El pato laqueado, especialidad de la casa, es una buena opción para no pasarse de presupuesto que se dispara cuando se incluyen en la comanda pescados y mariscos.

Terraza urbana ajardinada de Don Lay

 

 

CLÁSICOS QUE SE CONSOLIDAN

 

99 Sushi Bar La Moraleja

Urb. La Moraleja, Calle de la Estafeta, 2. Alcobendas. Tel916 50 31 59. Precio: 50-80 euros

La oferta de sushi y sashimi del grupo Bambú siempre es apetecible. Ahora más en este entorno fresco y cuidado de la plaza de la Moraleja, donde siempre hay buen ambiente para cenar. Almorzar no casi imposible durante los meses de verano a causa del calor. Entre los favoritos los langostinos en tempura con salsa kimuchi y los niguiris y makis de atún. Arroz estupendo y pescados de calidad siempre bien tratados. Si algo es la marca de la casa es la regularidad.

 

La Ancha

Príncipe de Vergara, 204. Teléfono: 915 63 89 77. Precio: 45-65 euros

Para disfrutarla en verano y en invierno, esta terraza acristalada junto al Parque de Berlín es una de las favoritas de los madrileños del barrio de Chamartín. En la mesa platos de siempre, muchos de ellos famosos como el escalope Armando y las tortillas guisadas. En verano cazón en adobo y bonito con tomate o al horno.

La remozada terraza de La Ancha

 Arzábal Museo Reina Sofía

Santa Isabel, 52. Teléfono: 915 28 68 28. Precio: 50-65 euros

Un oásis a la sombra del Museo Reina Sofía. Una burbuja verde en el caos de Atocha, donde incluso cuando el calor aprieta de veras se puede respirar. Cocina tradicional y parrilla. Una oferta sencilla con raciones para compartir y una atractiva selección de conservas, embutidos, quesos, ahumados y salazones. En temporada buenas verduras. Los platos principales se componen de pescados y carnes a la brasa. Todo con la firma personal de Álvaro Castellanos e Iván Morales. Estupenda carta de champanes, algunos por copas.

Arzábal Museo Reina Sofía

Bosco de Lobos

Hortaleza, 63. Tel.:  911 09 15 21. Precio: 30-40 euros

Un paraíso escondido en el centro de Chueca para disfrutar de buenas pizzas y especialidades de cocina italiana a precios moderados. Un espacio acogedor y discreto en el jardín del edificio del Colegio de Arquitectos, ideal para una cena romántica o un encuentro tranquilo. También para una reunión o comida de trabajo. Nos gusta la ensalada capresse con mozzarella de búfala y sus pastas con sabrosas salsas. Además de las pizzas de masa fina y crujiente y coberturas abundantes.

Mesas de Bosco de Lobos en el jardín interior

El Bund

Calle de Arturo Baldasano, 22. Tel: 911 15 18 13 Precio: 30-50 euros

Si el cuerpo pide oriental, esta es la terraza en muy apetecible. En Arturo Soria, alejada de los calores del centro, en una zona donde siempre corre aire, colorista y desenfadada. No es que su dim sum sea para morir, pero dentro de la exigua oferta de restaurantes chinos de calidad, El Bund mantiene el tipo. Cocina de Shanghai, de donde toma el nombre (Bund es el paseo a la orilla del río jalonado de casas art decó, recuerdo de la época dorada que la ciudad vivió en los años 1920). Se puede probar los famosos Xiao Long Bao, dumpling típicos de la ciudad rellenos de caldo, que en la carta aparecen como Dimsum Shanghai, también está logrado el pescado al vapor y la ternera a las cinco especias.

Terraza inspirada en los jardines de Suzhou

Carbón negro

Calle de Juan Bravo, 37.  Teléfono:  910 88 58 60. Precio: 55-65 euros

La parrilla con más tirón del barrio de salamanca cuando llega el buen tiempo presume de terraza. Entre plantas y bajo sombrillas las mesas se llenan de pescados y carnes a la brasa. También de verduras y sopas frías. El cocinero Gonzalo Armas, que se ganó los galones manejando el fuego en El Filandón, selecciona con esmero la materia prima que se ofrece en el restaurante, donde hacen gala de su red de proveedores. Bullicioso y animado en este restaurante -y en su terraza- será difícil no encontrarse con rostros conocidos.

 

Sombrillas para aplacar el calor en Carbón Negro

La Cocina de San Antón

Augusto Figueroa, 24. Mercado de San Antón. Teléfono.: 913 30 02 94. Precio: 30-50 euros

Cocina de producto en la azotea de un mercado de Chueca: la propuesta no puede ser más atractiva. Cocina tradicional española con algunos guiños internacionales y el cerdo ibérico por bandera, en este local propiedad de 5 Jotas y Bodegas Osborne. Sobra decir que sus productos, sólidos y líquidos, salpican toda la carta, desde el picoteo con jamón hasta los cócteles. Es el lugar perfecto para comer un menú de mediodía con los compis de la oficina, o un picoteo por la tarde si has salido de compras con las amigas. Los fines de semana también familias y niños.

 

La cocina de San Antón en el mercado del mismo nombre

Dos Cielos

Cuesta de Santo Domingo, 5. Tel.: 915 41 67 00 Precio medio: 60-90 euros

Cenar en un palacio en el centro de Madrid es un privilegio, más si la comida lleva la firma de los populares hermanos Torres. La apuesta de Meliá por la gastronomía es clara en el hotel Palacio de los Duques. El elegante jardín de estilo español es perfecto por la noche, pero también al medio día cuando las temperaturas aún son suaves. En la carta platos que apelan a la memoria y siguen el ritmo de las estaciones. Cocina vistosa y sin complicaciones que gusta a todo el mundo. Perfecto para ir con amigos extranjeros de visita en Madrid.

El jardín del palacio de los Marqueses

 

El Filandón

Carretera de El Pardo a Fuencarral, Km. 1.9. Tel.: 917 34 38 26. Precio: 60-80 euros

Las aglomeraciones no son buenas y menos esta nueva normalidad en la que vivimos. El éxito de este restaurante es tal que a veces es difícil de gestionar y los clientes se van descontentos por fallos sobre todo de servicio. Aún así el lugar merece una oportunidad cuando se trata de cenar al aire libre en un ambiente encantador. Con un poco de suerte todo saldrá bien y se podrá disfrutar. La gran parrilla donde se asan los pescados es un espectáculo. Están buenas las croquetas, la ensaladilla y en general los mariscos que proceden de Pescaderías Coruñesas. Los rodaballo y las lubinas a la brasa son excelentes.

 

Mesas en los porches del jardín del Filandón

 

Numa Pompilio

Velázquez, 18. Tel.:  916 85 97 19. Precio: 60-80 euros

Tal vez no sea el restaurante italiano que más nos guste, pero sí es una de las terrazas más bonitas de la ciudad. Tranquila, cuidada, elegante, es un placer sentarse en una de sus mesas. Es un sitio ideal si quieres conquistar a alguien o rematar la conquista. En la carta platos de la tradición italiana pero que huyen de los lugares comunes. Es muy buena la pasta rellena.

Mesas en el jardín de Numa Pompilio

 

Mama Campo

Plaza de Olavide. Tel.: 91 447 41 38. Precio: 25-40 euros

La terraza más colorida y animada de la plaza de Olavide, en pleno barrio de Chamberí. Abren a las 12, con aforo reducido y cartas virtuales para cumplir la normativa. Por cierto, han unido la propuesta de los dos establecimientos (Cantina y Restaurante).  Cocina sencilla y natural elaborada con productos ecológicos y algún toque viajero. Las noches de los fines de semana los llenos son seguros así que conviene reservar con antelación.

Terraza Mama Campo en la Plaza de Olavide

Pez fuego

Calle de Orense, 68. Tel.:  915 71 82 65. Precio: 45-70 euros

Este asador marinero del Grupo Oter ha estrenado una terraza que se añade a la ya existente.  Un espacio formal, donde las mesas se visten con manteles y servilletas de tela, y el servicio es atento y cordial. Es buena idea probar los mariscos, sobre todo las ostras, la concha fina o las gambas rojas. Después un pescado a la brasa: rape de barriga negra, lubina o rodaballo. También los carnívoros tienen su espacio. Las guarniciones se eligen a parte, así que cada cual compone el menú.

Nueva terraza de Pez Fuego

 

Sacha

Juan Hurtado de Mendoza, 11. Tel.: 91 345 59 52. Precio: 60-90 euros.

La terraza favorita de los gastrónomos y cocineros madrileños. Sacha es un icono de la gran cocina. De esa cocina sencilla, sabrosa y verdadera que a todos nos gusta. Aquí se comen los platos de siempre desde una perspectiva contemporánea. En verano el comedor no se usa y deja paso a la terraza ajardinada que invita a largar la sobremesa, sobre todo por las noches. Al medio día solo funciona cuando el tiempo lo permite y uno no se achicharra como suele suceder en Madrid.  Berberechos al vapor, tortilla vaga, carabineros, mejillones, navajas, escabeche de vaca, raya… Lo mejor es ponerse en manos de Sacha, el patrón, y disfrutar a placer.

Cena a la luz de la velas en Sacha

Urrechu Velázquez

Calle de Velázquez, 150. Tel.: 911 21 14 44. Precio: 60-80 euros.

En el que fuera uno de los jardines más bonitos del Madrid de los 90, el del restaurante Nodo, se encuentra ahora Urrechu. Ampliaron la terraza con una parte que se usa también en invierno, pero sigue manteniendo el encanto de un jardín privado donde hay poco ruido y se puede charlar al fresco. Cocina de mercado en raciones generosas que se pueden compartir. Sabores tradicionales con algún toque original: salmorejo de mango (que está bueno), ensaladilla rusa, un buen steak tartar, rollitos de cigalas con vinagreta de soja, bacalao al pil-pil…

Terraza Urrechu en un jardín interior

Aprende a escribir una crítica gastronómica 

2 Comments

  1. Marian Corvo Alarcón el 13 julio, 2020 a las 10:28

    Habria mesa en la terraza el día 24 a las 21 horas para dos personas?

    • gastroadmin el 13 julio, 2020 a las 11:40

      Pues tendrás que llamar a la terraza que te interese. Desde esta página no se gestionan reservas. Gracias

Deja un comentario