Para disfrutar desde el desayuno a la cena, reserva habitación en uno de estos hoteles gastronómicos repartidos por toda la geografía española


Hay muchos más, claro que sí, pero estos hoteles gastronómicos, nos gustan mucho, porque los hemos vivido en primera persona. Buenas camas, mejores comidas y entornos privilegiados. Para descansar, disfrutar y pasarlo muy bien. Ve haciendo planes.

Abadía Retuerta LeDomaine (Valladolid)

Sardón de Duero. Tel.: 983 680 368. www.ledomaine.es

Mil años de historia nos contemplan si nos alojamos en alguna de las 30 habitaciones del hotel Abadía Retuerta LeDomaine, uno de los hoteles gastronómicos que más nos gustan. El edificio de la abadía fue remodelado con cariño, paciencia y un escrupuloso respeto a la filosofía benedictina. Hoy es un placer para los sentidos, especialmente: olfato, gusto y vista.

Los viñedos de la Ribera del Duero cobran mayor encanto cuando la hoja todavía está verde, pero son una deliciosa apoteosis cuando las vides comienzan a marchitarse. En el restaurante, el jovencísimo chef Marc Segarra, se gana la confianza de quienes acuden a probar algo más que los vinos de Abadía Retuerta. Cocina sólida, elegante, bien pensada y ejecutada, que tiene su continuación natural en el desayuno. Productos de proximidad y temporada: quesos y embutidos castellanos, dulcería regional… Y algunos platos  salados calientes a base de huevos que se preparan al momento.

Alma (Barcelona)

Mallorca 271. Tel.: 932 164 490. www.almabarcelona.com

En el centro del Ensanche barcelonés se esconde, porque su fachada no anuncia nada, uno de los hoteles con más carácter de la ciudad. La azotea, donde se puede tomar una copa, tiene muy buenas vistas. Pero sus grandes secretos son el jardín interior, una burbuja de paz en el trajín de la ciudad, y el excepcional desayuno.

Todos los días productos frescos seleccionados, bollería casera, fruta cortada y aderezada, quesos artesanos, panes y embutidos… Tentación tras tentación. Además una carta de platos calientes que se preparan a gusto del huésped, y cafés y tes excelentes. Aunque tiene formato de bufet, el amabilísimo personal se ocupa de servir cuanto sea necesario para que no te muevas de la mesa. Esta es otra forma de entender el lujo. Y si te vas, te lo puedes llevar gracias a las cajas The good box, una suerte de bento matutino, muy apetecible.

El Jardín del Alma, el restaurante, tiene una parte interior y una elegante terraza en el jardín. Ofrece un menú ligero, muy bien planteado, acorde con el maravilloso entorno. Buena materia prima elaborada con sencillez  por apenas 39€. Durante el verano funciona también Spinoff,  un rincón arropado por la vegetación, al fondo del jardín que ofrece un menú de cocina vegetal, delicada y deliciosa, una propuesta innovadora. Ofrecen meriendas y servicio de bar con algún cóctel, en un ambiente tranquilo y agradable.Por méritos propios forma parte de nuestra lista de hoteles gastronómicos.

 

Atrio (Cáceres)

Plaza de San Mateo 1. Tel.: 927 242 928.  www.restauranteatrio.com

El caso de Atrio es único. Es un hotel que ha crecido alrededor de un restaurante. El sueño de un cocinero, Toño Pérez y de un sumiller, José Polo. Ellos dos ponen la garantía de que en su casa se come y se bebe muy bien. El edificio es un joya del diseño. Los arquitectos Tuñón y Mansilla recuperaron un palacio del siglo XV y lograron una unión de contrastes que se evidencia en  los claroscuros que crea el propio edificio.

A parte de la posibilidad de disfrutar del restaurante Atrio,  la gran referencia gastronómica cacereña desde hace años, el hotel ofrece, una magnífica propuesta culinaria: desayuno, servicio de habitaciones, servicio de picnic, etc. El desayuno se concibe casi como un menú degustación con diferentes pasos en los que el huésped puede recrearse en lo dulce, lo salado, lo frío, lo caliente… Un ejercicio de creatividad y originalidad a través de productos extremeños, bollería francesa hecha en el propio obrador, bocados de fruta, zumos de fruta, etc. ¡Una gozada!

Abama Resort Ritz Carton (Tenerife)

Carretera General, TF- 47 Km9, Guia de Isora. Tel.: 922 746 006. www.abamahotelresort.com

Es un hotel gastronómico en toda regla. Cuenta con doce restaurantes, pero son tres los que le dan brillo y esplendor. M.B de Martín Berasategui, donde Erlantz Gorostiza defiende con gallardía las dos estrellas Michelin: cocina con sello Berasategui, reinterpretada con enorme acierto en clave canaria. Abama Kabuki, la versión tinerfeña de uno de los mejores japoneses de España. Y Txoko, el último en llegar, también de Berasategui, donde Gorostiza -que ayuda perfilar la línea gastronómica de todo el complejo- hace un recorrido por las especialidades de la cocina regional española, desde el gazpacho a la tortilla de bacalao.

El resto de restaurantes del complejo cumplen su función de sobra, cenar un buen pescado canario o tomar un arroz en El Mirador es una delicia. Lo mismo que disfrutar de una buena ensalada en el Beach Club, al borde del mar, contemplando, al fondo, la isla de La Gomera. En 20/20 Steakhouse ofrecen una notable selección de carnes a la parrilla. Y por si fuera poco, en Verona se puede elegir un menú italiano. Difícil no encontrar una opción para cada momento.

Los desayunos, aunque están concebidos como bufet -no es posible hacerlo de otro modo en un hotel de estas dimensiones- ofrecen una amplísima variedad de productos que van desde lo internacional a lo local, e incluyen quesos canarios, frutas de las islas, aceites, etc. Quien no se sienta cómodo entre la gente puede pedir el desayuno en la habitación, renunciará a la variedad pero ganará en confort.

Echaurren (La Rioja)

Padre José García, 19 – Ezcaray. Tel.: 941 354 047. www.echaurren.com

Echaurren es una historia que continúa a través de cinco generaciones, desde la antigua casa de postas de finales del XIX, al moderno hotel gastronómico de hoy.  Francis Paniego, ha convertido El Portal, en una referencia internacional con sus dos estrellas Michelin. Es uno de esos que hacen auténtico el lema de “el viaje merece la pena”. La cocina de Paniego se centra en producto y el entorno, aunque mantiene la mente abierta a influencias y a ingredientes de otras regiones, como los mariscos, por ejemplo. Los nombres de sus dos menús degustación, Tierra (150€) y Entrañas (125€) no esconden sus intenciones.

Bajo petición preparan deliciosos picnics para llevar al monte y ofrecen un desayuno confeccionado con productos del entorno: embutidos (delicioso chorizo riojano), huevos de corral, mermeladas caseras, buenos lácteos, bizcocho hecho en casa… ¡Un festín para comenzar la mañana!

Mas de Torrent (Gerona)

Afores de Torrent s/n, Torrent. Tel.: 972 303 292. www.hotelmastorrent.com

Una masía catalana del siglo XVIII rehabilitada con mimo para convertirla en uno de los hoteles  gastronómicos con más encanto de la Costa Brava catalana. El lugar perfecto para esconderte si eres famoso y para disfrutar de la buena vida si no lo eres. El entorno es simplemente encantador. Olivos y cipreses, y al fondo el mar. El lujo de la sencillez con la cocina de Fina Puigdeval, propietaria del restaurante Les Cols (Olot) que aquí actúa como asesora. Cocina tradicional catalana en un escenario incomparable.

Para comenzar el día un desayuno opulento, al estilo payés, que no es fácil de olvidar: deliciosos panes, tomate rallado, embutidos y quesos catalanes, huevos de mil maneras, bollería tradicional de la zona, confituras de Torrent… Como te descuides será difícil que tengas apetito a la hora de comer, y todo servido con elegancia y sencillez, en un jardín que es una delicia o en la habitación.

Puente Romano (Málaga)

Puente Romano Beach Resort· & Spa Marbella, Bulevar Príncipe Alfonso von Hohenlohe s/n, Marbella. Tel.: 952 82 09 00. www.puenteromano.com

Entre todas las propuestas gastronómicas que hay en Marbella, la del hotel Puente Romano es, en conjunto, muy interesante. El hotel recrea un pueblo cuya vida se vertebra en la plaza central. El alma de esa plaza son los restaurantes que atraen, no sólo a los clientes del hotel. Pero quien manda en la plaza no es otro que Dani García, que con sus dos restaurantes Dani García y Bibo, ha puesto al hotel en el punto de mira de los gourmets de la zona. Nobu ha desembarcado esta primavera en Puente Romano. Gracias a las buenas artes de Dani, que es declarado admirador suyo. En su oferta japonesa de calidad  se permite  guiños al producto español. Su llegada ha afianzando la inclusión de Puente Romano en la lista de los hoteles gastronómicos.

Dani García continúa en su línea tanto en Bibo como en el restaurante homónimo que luce dos estrellas Michelin. Dos modelos de negocio bien diferentes que se complementan divinamente: clasicismo e informalidad pared con pared. Además Puente Romano cuenta con otros enclaves gastronómicos que por su ubicación son únicos pero cuyas propuestas gastronómicas que se resuelven de manera desigual, por ejemplo el Sea Grill y el Beach Club. Y uno de los restaurantes italianos más famosos de la Costa del Sol.

La Torre Box Art hotel (Madrid)

Paseo de Rosales, 48, Collado Mediano. Tel.: 91 855 8558  www.latorreboxarthotel.es

A un paso de Madrid, en plena Sierra de Guadarrama, emerge este pequeño hotel boutique. Se inspira en el arte y siempre hay alguna exposición interesante de pintura o fotografía. Sólo 7 habitaciones para dar rienda a suelta a la creatividad, la pasión o la lujuria, en este caso, gastronómica.

En el restaurante El Invernadero, de Rodrigo de la Calle, crea un festival vegetal. El menú Vegetalia, por 88€, lo apreciarán hasta los más carnívoros. También se ocupa de los desayunos. Propone un innovador surtido de frutas, ensaladas y zumos mezclados con superalimentos;  buena repostería casera;  y propuestas en las que los vegetales siguen siendo el hilo conductor. No desprecia los huevos, ni alguna que otra propuesta cárnica. Muy en la línea energética y detox ahora tan en boga. Encaja perfectamente con el saludable entorno de la Sierra madrileña donde se encuentra.

Único (Madrid)

Claudio Coello, 67. Tel.: 91 781 82 62.  www.unicohotelmadrid.com

Ubicado en la milla de oro de las compras madrileña, el Único es un pequeño hotel boutique. En la planta baja del hotel, junto al jardín interior, el cocinero Ramón Freixa acaba de rediseñar su restaurante al que ha anexado una pérgola exterior para alargar la época de cenas, desde la primavera al otoño, y aprovechar los almuerzos del soleado invierno madrileño. Tranquilo, hermoso, cosmopolita… El salón proporciona un efecto relajante frente al torbellino culinario al que nos somete la carta de Freixa. Una explosión de sabor, diseño, técnica… La lista de espera es notable, pero como dice Ramón “para ver un concierto de música también reservas con meses de antelación”. Toca esperar.

Del desayuno y los servicios gastronómicos del hotel también se ocupa Freixa. Eso significa que todo está cuidado al máximo. Los panes llegan desde el obrador de su padre; la bollería francesa se hornea en casa; las frutas, los zumos, todo está impecable; la selección de platos calientes es deliciosa… Un pequeño festival gourmet para empezar el día en clave dulce o salada, o combinando las dos. Eso lo decide el huésped.

 

Deja un comentario





 

Si navegas por este sitio, aceptas la política de cookies. más información

Esta web necesita tener activadas las cookies para una mejor experiencia. Si continúas navegando por este sitio sin cambiar tu configuración de cookies o haciendo clic en Acepto más abajo consientes este uso.

Cerrar