Recorremos España para elegir los restaurantes en los que mejor se come mirando al mar, incluso cuando el verano se acaba. Hay propuestas para todos los gustos y presupuestos.



Desde antiguo, el mar ejerce una extraña fascinación sobre los humanos. No hace falta acercarse, ni tocarlo, ni mojarse, basta con mirarlo para embelesarse. Pocas cosas hay tan seductoras como comer mirando las olas. Estos son los 22 mejores restaurantes con vistas al mar que encontramos en la península y los archipiélagos.

As Garzas

Porto Barizo, 40, 15113, Barizo – Malpica, La Coruña. Tel.: 981 72 17 65. Precio desde: 50 €.

El bravo Atlántico se cuela por los inmensos ventanales de este chalet del corazón de la Costa da Morte. Materias primas de calidad, no solo los pescados y mariscos, también las verduras. Recetas sencillas y presentaciones elegantes que se acompañan con vinos gallegos. el edificio alberga, además del restaurante, un agradable hotelito. Un lugar encantador para pasar un fin de semana… o más. La buena comida está asegurada en este restaurante con vistas a mar que luce una estrella en la guía Michelin.

 

Culler de Pau

Lugar Reboredo, 73, O’Grove. Pontevedra. Tel.: 986 73 22 75. Precio desde: 70 €.

Al fondo las bateas y debajo la huerta: una metáfora de la cocina de Javi Olleros, uno de los mejores cocineros de Galicia y de España.  En su elegante refugio de O’grove mezcla con mucha chispa los vegetales próximos y los mariscos y pescados de la ría. Un pulpo que no se olvida y platos con sardinas que se agarran en la memoria. Cocina, ligera, sabrosa, escueta, con una personalidad arrolladora y unas maravillosas vistas al Oeste, allá donde se pone el sol. Ofrecen dos menús degustación (80 y 120 €) pero también se puede comer a la carta, no faltan las croquetas de lacón, la merluza y la torrija.

 

Nito

Estrada da Area, 1, Viveiro, Lugo. Tel.: 982 56 09 87. Precio desde: 60 €.

Terraza del restaurante Nito en Lugo

Abocado al mar, este restaurante es un clásico del marisco y el pescado en tierras gallegas. Desde el interior se puede disfrutar de una bonita vista, pero es su terraza la que atesora las mejores impresiones de la Ría de Viveiro. Con espíritu de casa de comidas, el mismo con el que nació allá por el año 70, de sus cocinas salen deliciosos guisos típicos de la zona y una gran variedad pescados y mariscos. Alberga una interesante bodega y sus filloas son tan icónicas como el propio restaurante.

 

El Real Balneario de Salinas

Av. de Juan Sitges, 3, Castrillón, Asturias. Tel.: 985 51 86 13. Precio desde: 55 €.

Una ubicación que deja sin aliento. La estilosa puesta en escena de la sala armoniza perfectamente con la propuesta gastronómica, basada en el producto que han desarrollado Miguel e Isaac Loya. Buena materia prima del Cantábrico y gran cocina asturiana que van de la mano de un gran servicio. Como siempre, destacan los bogavantes del Cantábrico disponibles en ensalada, parrilla, asado o bullabesa. Una sabia mezcla de tradición y modernidad, siempre en base a un producto 10.

 

El bálamu

Puerto Pesquero, s/n, 33500, Llanes, Asturias. Tel.: 985 41 36 06. Precio: 40-65 €.

Desde los ventanales de El Bálamu se contempla el ajetreo del puerto. El ir y venir de las embarcaciones de bajura que, tras atracar, descargan cajas repletas de pescado y marisco. Pocos lugares tan singulares como este comedor colorido y bullicioso que ocupa la parte superior de la nave de la rula (lonja) de Llanes. En la carta se mezclan las especialidades, todas con cierto aire casero: guisos, frituras y sobre todo pescados y mariscos a la plancha. También almejas o berberechos abiertos en la sartén, repletos de jugos. Deliciosos y muy jugosos tacos de pixín (rape) de rebozado liviano que se fríen en aceite limpio, lo mismo que los calamares fritos.

 

Akelarre

Padre Orkolaga Ibilbidea, 56. San Sebastián. Guipúzcoa. Tel.:  943 31 12 09. Precio desde: 300 € en Akelarre. Desde 60 € en Espazio Oteiza.

Tras la última reforma el restaurante de Pedro Subijana, ahora también hotel (uno de los mejores de España) está realmente magnífico. Colgado sobre el océano, las vistas son incomparables, tanto si hace sol como si el mar ruge con furia. La cocina sigue evolucionando: pericia técnica y buen humor a partes iguales. Un largo menú degustación en el que el Cantábrico y la tradición vasca están siempre presentes. Los que quieran recorrer la historia gastronómica de Subijana pueden elegir el Espacio Oteiza donde se sirven platos icono del cocinero vasco que ha entrado por derecho en la historia de la cocina.

 

Portuondo

Portuondo Auzoa, Mundaka, Vizcaya. Tel.: 946 87 60 50. Precio: 35-60 €.

 

No hay mejor emplazamiento para disfrutar de las vistas de la ría de Mundaka y la reserva de Urdabai, con la playa de Laia al frente,  que este popular restaurante-asador, abierto hacia 1960 en un antiguo caserío reformado. También funciona, con horario y carta diferente el bar con terraza que se conoce como Txakoli Portuondo, con una carta más sencilla a precios muy populares. Cocina tradicional vasca, de producto y temporada, con la parrilla como principal reclamo. Merece la pena probar los pescados que llegan de las lonjas cercanas: Bermeo, Mundaka, Lekeitio, Ondarroa… También los carnívoros pueden disfrutar de una buena chuleta.

 

Hondartzape

Gorlizko Badia Ibiltokia, 5, Gorliz, Vizcaya. Tel: 946 77 00 40. Precio medio: 60 €.

Situado sobre la misma playa, el mar da vida a este popular asador marinero. Al frente de la parrilla Jon e Iker Mentxaka Ordeñana, hijos de los propietarios, convierten en bocados deliciosos los pescados y mariscos que pasan por sus brasas, y que en ocasiones ellos mismos pescan. Rapes, cabrachos, San Martines y algún que otro calamar de potera en temporada. Merece la pena probar el bonito que ellos mismos embotan y que después sirven en ensalada. Un lugar sencillo pero lleno de encanto desde el que tocar el mar con la punta de los dedos.

Els Pescadors

Castellar, 41, Llançà, Gerona Tel.: 972 38 01 25. Precio medio: 60 €.

Desde su preciosa terraza, al final del espigón del espigón del puerto de Llançà o través de las cristaleras se ven los barcos amarrados en los pantalanes mientras se disfruta de una de las mejores calderetas del Mediterráneo. Un establecimiento familiar (la tasca que se inauguró en 1947 se ha convertido en un elegante restaurante marinero) donde todo se hace con esmero. Pescados y mariscos componen una carta de lo más apetecible, que sigue el ritmo de las estaciones y bebe de la tradición bien actualizada por Luis Fernández Punset. Estupendos mariscos, pescados de la bahía y guisos marineros, a los que se suman algunas propuestas más novedosas. También cuenta con un espacio para tomar tapas.

 

El Far de San Sebastián 

Paseo de Pau Casals, 64. Llafranc, Gerona. Tel.: Precio medio: 40-65 €.

A 170 metros sobre un acantilado al borde del mar, el faro que alumbra las mesas y da nombre al restaurante es el más potente de Cataluña y uno de los más antiguos y con más historia. Solo por eso ya merece la pena. El lugar perfecto para una cita romántica, pero también para una cena con amigos en un estupendo ambiente y un lugar especial.Cocina mediterránea elaborada con productos de proximidad. No faltan la gamba de Palamós, ni las anchoas de l’Escala, ni los erizos en temporada. Cada mes ofrecen un menú temático (es posible que se suspenda por la emergencia sanitaria) con productos de temporada.

 

Pez Vela

Paseo del Mare Nostrum, 19, 21, Barcelona. Tel.: 932 21 63 17. Precio: 45-60 €.

Terraza del restaurante Pez Vela en Barcelona

Arroces, pesca del día a la brasa, entrantes que triunfan entre todos los públicos. Este restaurante que se acerca al concepto de chiringuito urbano es una opción estupenda para darse un festín en familia o con amigos mientras se goza de vistas al mar. Su ubicación en el paseo marítimo, en los bajos del hotel W, hará que el verano en la ciudad sea más placentero. El animado ambiente anima a que las cenas se alarguen con alguna copa.

Casa Jaime

Av. Papa Luna nº5 -Peñíscola, Castellón. Tel.: 964 48 00 30. Precio: 45-60 €.

Los mejores guisos y arroces marineros de la provincia de Castellón y de buena parte del Mediterráneo, con maravillosas vistas al castillo de Peñíscola. Productos de calidad comprados en la lonja local y el buen hacer de toda una familia dedicada al negocio. Un clásico que no pierde comba. Caixetes, chanquetes y otros placeres prohibidos aquí no lo son: su pesca está permitida en determinados momentos. Imprescindible probar el Arroz Calabuig, que preparaban para el cineasta Luis García Berlanga y la raya con patatas y langostinos. Para tener buena mesa en la terraza imprescindible reservar con antelación.

 

Casa Manolo

Paseo Marítimo s/n. Playa de Daimús, Valencia. Teléfono: 962 81 85 68. Precio: 40-70 €.

 

Poco a poco este restaurante familiar que es un clásico de la zona, se ha ido transformando hasta convertirse en una referencia gastronómica. Manuel Fominaya cuida la materia prima local y de temporada y no duda en aplicarle técnicas innovadoras, con las que logra platos tan vistosos como sabrosos. Aún así no faltan los callos, que son excelentes, ni los arroces o las quisquillas de Santa Pola y las cigalas en costra de sal. También tiene una versión más económica en Daily Gastrobar, un espacio que rinde homenaje al chiringuito de los orígenes y donde mantiene platos populares a precios idem. En temporada (invierno) ofrece un interesante menú elaborado con cítricos locales procedentes de la cercana huerta de Vicente Todolí, donde se reúnen más de 400 variedades distintas.

 

Peix y Brases

Plaza de Benidorm s/n. Denia. Alicante. Tel.: 965 78 50 83. Precio: 50-90 €.

Peix y Brases nunca aparece en las listas de los llamados restaurantes de producto. Sin embargo es uno de los locales de Denia donde mejor materia prima se encuentra. Al frente de la cocina José Manuel López, extremeño curtido en los fogones junto a Quique Dacosta de quien fue jefe de cocina. Compone platos sencillos, escuetos, con dos o tres ingredientes. Huye de los alardes técnicos y de los juegos malabares. Las archifamosas gambas rojas de Denia se hierven en agua de mar y se tarifan al peso, como el resto de los mariscos que aparecen en la lista dependiendo de la temporada.  La azotea, con el mar al fondo,  sirve de escenario a un suculento festín en el que tampoco faltan verduras y pescados.

 

La Mestiza

Polígono Dos Mares, Parcela 37, La Manga, Murcia. Tel.: 968 14 32 14. Precio: 70-90 €.

En un lugar privilegiado de la costa de Murcia con vistas al Mar Menor, La mestiza (La Manga) es un chiringuito que se eleva en varias alturas y ambientes sobre la cala del Turco. Un espacio para comer -muy bien- en chanclas y pareo y alargar la sobremesa hasta disfrutar de una maravillosa puesta de sol. Los cócteles y el Dj hacen que el tiempo pase más deprisa de lo que uno quisiera. Buen ambiente y una cocina sencilla que bascula entre el producto apenas tocado y platos viajeros cuando no de rabiosa fusión. Tampoco faltan los arroces, como en cualquier restaurante playero que se precie.

 

Arrels by Marga Coll 

Gran Meliá de Mar, de las Illetas, 7.  Palma de Mallorca. Mallorca. Tel.: 971 40 25 11. Precio desde: 60 €.

La cocinera mallorquina Marga Coll dirige este restaurante que ocupa un espacio privilegiado, sobre el mar y entre pinos, del emblemático Gran Meliá del Mar de Mallorca. Los desayunos le han dado fama ya que convierte la primera comida del día en un menú degustación que recorre la gastronomía mallorquina en cinco pases llenos de color y sabor. Pero también el almuerzo y la cena son importantes. En cada momento el mar y el entorno son diferentes creando una atmósfera mágica que acompaña la comida. Es imprescindible reservar con antelación.

José Carlos García

Pza. de la Capilla. Puerto de Málaga. Málaga. Andalucía. Tel: 952 00 35 88. Precio medio: 95 €.

Uno de los restaurantes más bonitos de Málaga, con preciosas vistas al puerto deportivo, en pleno Muelle 1. Platos de alta cocina inspirados en el recetario malagueño y elaborados con productos de cercanía, en los que se percibe cierto regusto clásico. Nunca faltan los ricos ajoblancos, ni los platos con cerdo ibérico. Buena bodega y servicio desenfadado. En verano es muy agradable cenar en la terraza porque el muelle está siempre animado.

 

El ancla

Avda. de Carmen Sevilla s/n. Urbanización Linda Vista Playa. San Pedro de Alcántara. Málaga. Tel: 952 78 74 96. Precio medio: 40-65 €.

Aunque mantiene hechuras de chiringuito, abre todo el año, al medio día y por la noche, y tiene un salón para comer en invierno. Colgado sobre el mar, desde la terraza, la sensación es la misma que cuando se esta en la cubierta de un barco, solo que aquí se escuchan romper las olas bajo los pies. Cocina sencilla de corte casero que destaca por la calidad  de sus  pescados y mariscos, sin olvidar platos como los huevos fritos con chanquetes.  El atún rojo procede de Tarifa y se pesca sobre pedido. Buena carta de vinos y champanes.

La Milla

Urbanización Los Verdiales, Marbella, Málaga. Tel.: 952 00 90 80. Precio medio: 90 €.

La Milla Marbella

Aunque en verano es imposible acertar siempre, este es uno de los mejores sitios para disfrutar comiendo en la Milla de Oro de Marbella. La decoración invita a entrar, porque es elegante, pero la propuesta gastronómica es la que te hace repetir. Producto de máxima calidad, ejemplares de pescados y mariscos que da gusto verlos, bien tratados. Coquinas, concha fina, espetos de sardinas y de pescados grandes, calamares a la romana, pescaito frito…  y buenísimos arroces. Lo de siempre pero bien hecho.

 

Florida Beach

Carabelas, 9, La Cala de Mijas, Málaga. Tel.: 951 06 88 07. Precio desde: 70 €.

Restaurante Palmira en el Florida Beach de Mijas

Este complejo único situado en la Costa del Sol tiene entre su oferta gastronómica el restaurante Palmira, una propuesta basada en el comfort food, es decir en la comida casera que huye de las estridencias. El chef Iván Cerdeño, director gastronómico del espacio, ha introducido novedades en la carta, entre las que destaca la elaboración de un menú degustación, para ofrecer al público deliciosos sabores que reflejan la riqueza y variedad del producto local.

 

La vieja 

Edificio Terrazas de La Caleta I, La Caleta de Adeje, Santa Cruz de Tenerife. Tel.: 922 71 15 48. Precio: 40-70 €.

Es curioso que en una isla haya pocos restaurantes (buenos) al borde del mar. Este es uno de ellos, sobre todo por la calidad de las materias primas que ofrecen y que se muestran en un expositor a la entrada como es costumbre en muchos establecimientos de la isla. Para ir a lo seguro y no fallar hay que huir de todo lo que suene moderno y centrarse en los pescados al horno o a la plancha, advirtiendo que no los cocinen en exceso. Buen cherne, vieja y sama en temporada.

El Risco

Montaña Clara, 30. Urb. Famara. Teguise. Lanzarote. Tel.:  928 52 85 50. Precio desde: 35 €.

Pequeña casa de comidas sistuada en un pueblito de pescadores junto a la playa de Famara (en el municipio de Teguise).  Desde este rincón las vistas del Atlántico, ya sea en calma o furioso, y la calidad de los pescados están aseguradas. Cocina de temporada y una despensa que se surte de productos cercanos y se mantiene fiel al espíritu austero y auténtico del arquitecto César Manrique quien inspiró y planeó el desarrollo de la isla de Lanzaronte y quien pintó el mural que se muestra en una de sus paredes. En la carta, chips de morena frita, medegral en escabeche, pulpo…

 

CURSOS ONLINE DE FORMACIÓN EN GASTRONOMÍA

 

JC Capel y Julia Pérez @jccapel @juliaplozano

JC Capel y Julia Pérez @jccapel @juliaplozano

Deja un comentario