Restaurantes que están en el interior de la península y que te permitirán conocer paisajes sorprendentes y cocinas poco conocidas.


Antes de que se acabe Agosto dedicamos un nuevo artículo al turismo gastronómico y los restaurantes del interior del país. Establecimientos de zonas poco turísticas o que este año por la extraña situación que vivimos a causa del Covid  no están recibiendo el turismo habitual. Opciones para descubrir paisajes inesperados y cocinas reconfortantes vinculadas al territorio. Un recorrido lleno de color y sabor.

Arrea: descubriendo la montaña alavesa

Subida al frontón, 46.  Santa Cruz de Campezo. Álava. País Vasco. Tel.: 689 74 03 70. Precio: 35-70 euros. Cierra lunes y martes

Quienes vieron la película Tasio seguro que recuerdan cómo el autor dibujaba estas sierras alavesas tan pobres que sus habitantes sobrevivían malamente gracias a la caza, la pesca y la recolección furtivas. De ello hicieron un estilo de vida y de cocina que es el que Edorta Lamo recupera años después. Demuestra con ello que el monte era una despensa magnífica, convertida hoy en alacena gourmet. Con las aves, las setas, la caza y las pocas hortalizas conservadas en los huertos de la comarca, Lamo compone un menú que se adentra en la antropología y se convierte en relato, en recordatorio de otro tiempo. Ayudado por sus conocimientos técnicos le da a todo un aire contemporáneo y sus platos sin dejar de ser populares se alejan de lo vulgar en el sentido literal del término.

El espacio se divide en tres zonas, una barra de bar, una parte con mesas altas donde se ofrece cocina de corte tradicional y el restaurante propiamente dicho, con jardín, donde sirven menú y carta. De la sala y de explicar bien los platos se ocupa Leire Martínez con su equipo. Algunos bocados reseñables: la lechuga aliñada con bayas; la patata con yema de huevo y trufa de verano que está para mojar pan; la crema fría de alubias con encurtidos, que es deliciosa;  y el jarrete de jabalí que por sí solo justifica la visita a este recóndito pueblo alavés y sus bosques maravillosos.

Patata con yema de huevo y trufa

Tragatá: bandidos y toreros en Ronda

Calle Nueva, 4. Ronda. Málaga. Andalucía. Tel:  952 87 72 09. Precio medio: 25-40 euros. Cierra: lunes y martes. Miércoles y jueves al medio día.

Con Bardal el restaurante de dos estrellas cerrado, Benito Gómez está cocinando en Tragatá, el bar que regenta junto con Merche, su mujer, que es el alma del negocio. Por eso la carta ha dado un leve giro y ahora además de las especialidades de siempre como la ensaladilla rusa o las orejas de cerdo con salsa brava es posible encontrar otros platos más sofisticados como la berenjena con curry verde o los mejillones en escabeche con albahaca. Bocados de alta cocina en forma de tapa con los que Gómez se desfoga y el comensal disfruta. Es deliciosa la tortilla vaga con tripas de bacalao y butifarra. También el brioche de pollo. Y por supuesto las croquetas de jamón, tan cremosas y suculentas que deberían presentarse al concurso.

Ofrecen una buena selección de carnes de distintas razas y maduraciones que se preparan en la parrilla. Los golosos están de suerte porque los postres siguen la misma tónica que los platos salados y gustan a todos: refrescante el postre de mango y dulcísimo -como está mandado- el tocino de cielo. Antes o después de la comida hay que visitar la ciudad que es maravillosa y rendirse al embrujo que cautivó a los viajeros románticos. Recorrer los pueblos de la Serranía dispersos por el valle del Genal será una excursión inolvidable.

Croquetas cremosas de jamón

Sábrego:  por los viñedos del ribeiro

Casal de Armán. Lugar Camporredondo, 1, Ribadavia. Orense. Galicia. Tel.:  988 49 18 09. Precio: 35-60 euros. Cierra: lunes y martes.

El cocinero Marco Varela está al cargo del restaurante de la bodega Casal de Armán y lo ha convertido en un lugar de referencia en la provincia de Orense. Un espacio encantador en una coqueta casa rural rodeada de viñedos en el corazón de la comarca del Ribeiro. Un paisaje idílico que invita a la relajación, donde el tiempo parece haberse detenido. Todo aquí es confortable y reconfortante: el espacio, la cocina, el trato del personal…

Cocina de temporada que hunde sus raíces en la tradición y en los productos gallegos pero tratados con criterios contemporáneos. Platos sensatos, muy bien concebidos con especial atención a las verduras, los mariscos y los pescados, pero sin olvidar el cerdo, en este caso el famoso porco celta. Para acompañar el menú degustación (siete platos) los vinos de la bodega: los blancos resultan deliciosos.  Los aficionados podrán recorre bodegas, visitar el museo del vino Gallego y descubrir increíbles paisajes de viñas.

Falso ravioli

Azafrán: por las tierras del Quijote

Av. de los Reyes católicos, 71.  Villarrobledo. Ciudad Real. Castilla la Mancha. Tel.: 967 14 52 98 Precio: 35-55 euros.

Teresa Azafrán pone al día el recetario manchego y le añade algunos guiños creativos. Recetas de siempre a las que ella aporta una nueva visión, dando un nuevo valor a ingredientes y preparaciones. Los quesos, producto estrella de la despensa manchega tienen en su cocina especial relevancia. Los incluye en las recetas de una forma natural, como si siempre hubieran estado ahí, especialmente en los postres que alcanzan un nivel notable.  También el azafrán que da nombre al restaurante. Hay platos que son difíciles de olvidar como el buñuelo de atascaburras (paté de bacalao) con crema de queso manchego o el asadillo de pimientos con yema de huevo y torreznos. Una dirección a tener en cuenta en el páramo gastronómico que es la mancha, si se está realizando la ruta del Quijote o se va camino de las lagunas de Ruidera.

Quesos y frutos rojos

Canela en Rama: conociendo la españa íbera

Espronceda, 22.   Linares. Jaén . Andalucía. Tel.: 953 60 25 32. Precio: 60-80 euros. Cierra lunes y martes.

Hace 12 años que Mayte López y Truji  (Juan Carlos Trujillo) abrieron Canela en Rama y tres que inauguraron un nuevo espacio, dejando el local primitivo exclusivamente para tapeo. En el restaurante solo ofrecen un menú degustación que cambia según la temporada y la inspiración del jefe. Cocina en constante evolución con la tradición jienense como fuente de inspiración. Platos resultones que se componen con dos o tres ingredientes: ravioli de panceta con caldo de puchero; choto (cabrito) en pepitoria; atún rojo con pipirrana. Una oferta atractiva y cuidada que no defrauda. Eso sí los locos de los vinos se van a encontrar con una bodega muy reducida… una tendencia que está en alza.

Los que busquen algo más informal pueden quedarse en el primitivo Canela en rama y disfrutar de un tapeo de calidad. Linares  forma parte de la ruta de la España íbera que recorre las provincias de Jaén, Granada y Córdoba, debido a que cerca de la ciudad se encuentra la villa ibero romana de Cástulo.

 

Atún rojo con pipirrana (en crema)

Torre del Visco : la tranquilidad del Matarraña turolense

Carretera A-1414, Km. 19, 44580 Fuentespalda, Teruel. Aragón. Tel.: 978769015 Precio: 65-90. Cierra lunes y martes; miércoles medio día.

Pocos restaurantes pueden presumir de tener una finca ecológica como  La Torre del Visco: 98 hectáreas  certificadas 100% ecológica por la CAAE. Allí se cultiva fruta, verduras, hierbas y aceitunas de las variedades empeltre y arbequina con las que elaboran su propio aceite de oliva (excelente, por cierto). Buena parte de todo esto va a parar a las mesas del restaurante. Cada día en cocina se prepara un menú diferente con lo que la huerta ofrece. Cocina de temporada y de cercanía (esto sí es Km 0, al menos las verduras). Producto tocado lo justo, con sensibilidad y conocimiento.

Torre del Visco es además un precioso hotel rural que pertenece a la prestigiosa cadena Relais et Chateaux, donde se pueden pasar unos días alejados del mundo, descubriendo la comarca de Matarraña, una zona de Teruel que ha sido comparada con la Toscana por su paisaje y su clima.

 

Mesa en el jardín de Torre del Visco

 

¿Te interesa la gastronomía? Infórmate sobre nuestros cursos online

Deja un comentario