6 1

Ha sido una de las aperturas más sonadas de la Costa del Sol por el agradable espacio que ocupa y su apuesta por los arroces. Cocina mediterránea al borde del mar firmada por el cocinero Iván Cerdeño.

DIRECCIÓN: Calle Carabelas 9, La Cala de Mijas Málaga (MÁLAGA) .ESPAÑA

CONTACTO: 951068807   


PRECIO MEDIO: De 70 € a 90 €

TIPO DE COCINA: Mediterránea


ver ficha completa



TIPO DE DECORACIÓN: Contemporánea



Si quieres acceder a la ficha completa con las valoraciones del autor, has de acceder como socio o registrarte.
VALORACIÓN 6/10

 La apertura del club de playa Florida Beach (Málaga) en la Cala de Mijas, muy cerca de Marbella ha sido el acontecimiento más sonado en la zona este verano. Pertenece al grupo Florida Retiro de Madrid. El lugar es llamativo por su decoración y por su ubicación frente al mar, aunando además diferentes ambientes en sus dos plantas. El restaurante Palmira es su apuesta más gastronómica.

 

 

Sushi en la piscina, cocina mediterránea en la terraza

Florida Beach Club alberga dos restaurantes, uno en cada planta ambos bajo la supervisión de Iván Cerdeño, el cocinero toledano del Cigarral del Ángel que también se ocupa de la dirección culinaria de Florida Retiro en Madrid. La piscina se sitúa en la planta baja, que tiene acceso directo a la playa, con tumbonas y camas balinesas que se pueden alquilar en su web. Música de moda, bañadores y bikinis llamativos, selfies y mucho “postureo”  en este espacio, cuya clientela tiene una edad media que supera los 40. A la misma altura que la piscina está Origen. Sandwiches, ensaladas, hamburguesas, frituras y hasta sushi, todo acorde con lo que uno espera en lugares como este. Una propuesta muy informal para comer en las hamacas o en mesa. En el espacio interior hay flamenquito y grupos de música en directo por las noches (lo anuncian a las 19h, pero empieza casi a las 21h).

En la planta de arriba, Palmira, apuesta por un nivel más gastronómico pero sin ninguna pretensión: arroces, producto son tocar mucho y algunos toques creativos.  Este verano 2020 el propio Iván Cerdeño  está al frente de la cocina, ya que su restaurante El Cigarral del Ángel (Toledo) donde luce una estrella Michelin permanecerá cerrado hasta mediados de septiembre, aunque en los jardines funciona una gran terraza.  Iván ya colabora con Florida Retiro en Madrid por lo que se ha hecho cargo de este nuevo proyecto. 

 

 

De aperitivo croquetas

En Palmira se puede comer o cenar, bien en su terraza sobre el mar o en su elegante salón interior. No hay menú degustación, solo una carta que incluye arroces, platos con atún, pescados del día… Son imprescindibles las famosas croquetas de jamón ibérico de Iván. Cremosas y bien crujientes, rebozadas con panko japonés, han sido galardonadas con el primer premio en el VII Concurso a la Mejor Croqueta de Jamón Joselito. Pero también las de choco, una nueva especialidad en la que la bechamel se tiñe de negro a causa de la tinta del cefalópodo.

 

 

Otros entrantes  son la cremosa ensaladilla rusa con camarones, donde los camarones restan protagonismo a la ensaladilla y al delicado tartar de gambas que la corona. Ya se sabe que en Málaga y otras zonas de Andalucía, la ensaladilla rusa se prepara con patata y gambas.

 

 

También merecen la pena la ensalada de (buen) tomate con ventresca de atún de almadraba y las sardinas marinadas, plato de estética deslumbrante y sabor delicado que recuerda al mejor Cerdeño.

 

 

Ricas las coquinas, ese pequeño molusco tan típico de la zona, que cuando no tiene arenilla es un auténtico manjar. Y curiosos los mejillones con salsa de especias y coco, que nos hacen viajar a Tailandia. Muy bueno el ajoblanco de coco con sandía y atún. También ofrecen frituras  de pescado y varios cortes de atún rojo de almadraba.

 

 

Arroces mirando al mar

Los protagonistas al mediodía son los arroces, que pasan a estar entre los mejores de la Costa del Sol (siempre reconociendo que en la zona no es fácil encontrarlos buenos) junto a los de Candado Beach, Lobito de Mar y La milla Marbella.

 

 

Todos los arroces tienen muy buen punto del cereal. Los de pescado y marisco son más sabrosos y los de carne y verdura  como el de pluma de cerdo ibérico y verdura más elegantes, menos potentes.

 

Sin embargo, les resta puntos el estar elaborados con la variedad carnaroli que se comporta mejor en los arroces melosos que en los secos.  Otro plato que merece la pena es la fideuá de pulpo de roca y gamba de Málaga.

 

 

Completan la oferta pescados al peso según mercado, todos bien tratados, y algunas buenas carnes. Entre ellas destacamos las chuletitas de chivo lechal malagueño, en este caso de Ronda, otro producto típico de la provincia.

Los postres como sucede en casi todos los restaurantes bajan el nivel. La piña asada con especias no acaba de convencer, ni tampoco la pastela, ambos acompañados de una nata excesivamente dulce y aireada.

 

El equipo de sala ayuda

La carta de vinos es amplia y muy variada. Incluye referencias de la zona poco habituales como Malapipa, un blanco de Mijas. elaborado con moscatel, seco muy bien logrado, de una pequeña bodega cercana al club de playa.

El servicio está aún en rodaje, pero tiene buenas intenciones y trata de agradar al comensal. En cualquier caso cumple con creces y es otro elemento más que ayuda a que la experiencia sea satisfactoria. En  la terraza se puede comer con vestimenta más informal y después bajar a la piscina para refrescarse. Un club de playa muy completo, en el que destaca Palmira, un restaurante con personalidad, al menos mientras Iván Cerdeño siga al frente de los fogones.

¿QUIERES SER CRÍTICO GASTRONÓMICO?

INSCRÍBETE EN NUESTRO MÁSTER

Deja un comentario