Asturias es un territorio gastronómico. Un paseo por el principado garantiza descubrir buenos restaurantes, magníficos productos y una cocina tradicional que convive en armonía con las propuestas creativas de los cocineros más jovenes o los ya consagrados.


El Principado es una de las Comunidades Autónomas  españolas donde mejor se come. A la calidad de los productos locales, se añade una oferta culinaria variada encabezada por las especialidades de la cocina popular como la fabada, las croquetas el bonito o el arroz con leche;  precios razonables y raciones abundantes, una combinación que siempre agrada al comensal. Estos 25 restaurantes de Asturias lo corroboran. No están todos, podrían ser muchos más. Solo  son una muestra de lo que se cuece en este auténtico territorio gastronómico.

Cocina tradicional, asentada y sólida con referentes que son míticos; importantes restaurantes dedicados a la cocina de producto que resaltan sobre todo la calidad de los pescados y mariscos de la costa; y una cocina contemporánea muy bien representada con profesionales de la talla de Nacho Manzano, Esther Manzano, Marcos Morán, José Antonio Campoviejo, los hermanos Loya o Pedro Martino que ha vuelto a la alta cocina. Además no hay que perder de vista a una generación de cocineros más jóvenes que tienen las ideas claras y apuestan por modelos innovadores buscando la sostenibilidad de los negocios en cualquier situación. Un cóctel perfecto para que cualquiera que visite Asturias pueda disfrutar comiendo sea cual sea el estilo de cocina que busque.

 

Cocineros jóvenes: propuestas innovadoras

1.- Regueiro

Lugar Tox, s/n. Villapedre. Navia. Tel.: +34985648594. Precio: 60-90 euros.

Alta cocina de fusión asiática elaborada con producto local, esa es la insólita apuesta del cocinero Diego Fernández en su restaurante ubicado en un pequeño hotel rural del Occidente asturiano. Solo ofrece menú degustación que acaba de concretarse mediante un mensaje de whatsapp que el establecimiento envía al cliente. Para acompañarlo 10 vinos elegidos por el propio Fernández que armonizan a la perfección con la propuesta. Para saber más sobre Regueiro, echa un vistazo a nuestra crítica.

 

2.- Gunea

Av. de Grado, n° 2. Avilés. Tel: +34985546527. Precio: 40-60€.

Al precioso local de la Cruz de Illas donde comenzó hace unos años como ayudante de Koldo Miranda, ha vuelto Pablo Montero ahora como jefe y propietario. Una brillante carrera con estrella Michelin incluida separan ambos momentos. Cocina confortable, sabrosa y amable, de esa que apetece comer todos los días, en raciones abundantes y con producto mayoritariamente local y la técnica justa para que las recetas salgan en su punto. Todos los detalles están cuidados desde el pan hasta el café que se puede tomar en el jardín. De la sala se ocupa la mujer de Pablo, también profesional de hostelería, Begoña Martínez.

3.- Monte 

San Feliz s/n. San Feliz. Tel.: +34985593089. Precio: 40-70€.

El joven cocinero Xune Andrade ha iniciado hace unos meses esta nueva andadura muy cerca de su pueblo natal Pola de Lena. Cocina de territorio radical que explora la despensa del monte, tal y como indica su nombre. Verduras, pescados de río y otras propuestas en un menú de corte contemporáneo y chispazos creativos. La chuleta de vaca a la parrilla es la mejor excusa para los que prefieran comer a la carta. Buenos callos y arroz con leche.

 

4.- El retiro

Ctra. Pancar- Llanes. Pancar.Tel.: +34985400240. Precio: 80-100€.

Cocina de temporada y producto en un espacio rústico pero elegante. Platos contemporáneos que beben en fuentes clásicas y versionan recetas tradicionales. El cocinero Ricardo González Sotres sigue su camino ascendente y a veces se aventura y sorprende con guiños a la cocina de fusión. Excelente tratamiento de pescados y mariscos. No faltan las buenas croquetas ni el arroz con leche.

 

5.- Casa Farpón

Mamorana, s/n. Mamorana. Tel.: +34985493848. Precio: 40-60€.

Cocina tradicional asturiana con algunos toques de modernidad y unas excelentes croquetas que fueron finalistas en el campeonato de España. Javier Farpón conserva la huella de su maestro Nacho Manzano en el arroz con pitu, la fabada asturiana con su compango, el pitu de caleya guisado con patatinos. Pero añade otras recetas propias al repertorio como el bacalao con guiso de callos de ternera, garbanzos y espinacas; un torto de maíz, frijoles, pulpo, jalapeños y cebolla ácida; o el sandwich de rabo de toro. De postre arroz con leche… ¡muy bueno!

 

6.- Castro Gaiteru

Ería la Vega. Celorio. Llanes. Tel.: +34985402025. Precio: 40-60€.

Excelente trabajo de Pello Noriega con la parrilla. Se atreve con pescados y con carnes por igual. Los pescados (rodaballos, merluzas, salmonetes, pez San Martín, bonito o rey) los recibe de lonjas próximas (Llanes y Ribadesella) y los presenta en rodajas o enteros. Además, tapas, raciones y platos de cuchara. Entre las más solicitadas, los calamares fritos, las bravas con alioli y la tabla de quesos asturianos. También merece la pena la ensaladilla con cogote de bonito

7.- Yume

Calle Estación, 18. Avilés. Tel.: +34984297037. Precio: 45-65 €.

Adrián San Julián e Iratxe Rodero estrenan ubicación y continúan fidelizando a la clientela. Ahora tienen una elegante terraza que se cubre por si amenaza lluvia. Cocina creativa que intenta sorprender al comensal a toda costa y que a veces se aventura por senderos complicados. El menú degustación es una montaña rusa. Deliciosa la crema fría de colinabo con manzana y el postre de higos con leche, ahora que es temporada. Bodega interesante y un servicio tan amable que se gana a cualquiera.

¿Tradición o producto?

8.- Casa Blanco

Calle Mayor, 11. Cangas del Narcea. Tel.: +34985810316. Precio: 35-55 euros.

Los hermanos Ron (Pepe en cocina y Quique en sala) mantienen este baluarte de la cocina tradicional asturiana en plena forma con la ayuda de su madre, que aún sigue preparando la empanada y el pote, uno de los mejores del principado. Este otoño se meterán en reformas para agrandar el local y darle un lavado de cara. Hasta entonces esta casa de comidas está tal cual la crearon sus fundadores (que no fueron la familia Ron que se hizo con ella en los años 70) y ese es parte del encanto. Buenos pescados del cantábrico, platos de caza y especialidades tradicionales, algunas excepcionales pero todas buenas. Estupenda carta de vinos con una muestra exhaustiva de las bodegas de Cangas, cuyos vinos andan disparados de precio por aquello de ser viticultura heroica. Imprescindible reservar con tiempo en verano. Tiene terraza.

9.- Casa Consuelo

Ctra. Nal. 634, Km. 511,150. Otur. Luarca. Tel.: +34985641696. Precio: 30-50€.

Otra de las direcciones míticas de Asturias para comer buena cocina popular. Fabada, verdinas con marisco, pote, merluza con angulas y por supuesto arroz con leche. Un repertorio de tópicos que siguen encandilando a asturianos y visitantes desde 1935, año en que abrió sus puertas, ahí es nada. Sin embargo, muchos de los asiduos se lamentan de que en los últimos años la familia López ha bajado la guardia y reclaman un relevo generacional.  El espacio se ha quedado un poco desfasado y es algo feote, sin pizca de encanto, por lo que tal vez sea el momento de acometer una remodelación.

10.- Eutimio

Lastres. Tel.: +34985850012. Precio: 35-55 euros

En uno de los pueblos más bonitos de Asturias, este restaurante familiar es una institución. Los fundadores, Eutimio y su mujer Aida, pasaron el relevo a sus hijos María (cocina) y Rafael (sala) y el éxito continúa. María es muy activa e inquieta y ha ido mejorando las recetas tradicionales sin variar su carácter (menos grasa, tiempos de cocción más precisos, etc). El resultado es una buena cocina marinera de base casera con un producto estupendo. No hay que perderse la Merluza Eutimio, un clásico de la casa. También pote, fabada y caldereta marinera para los amantes de la cuchara. Ambiente siempre bullicioso. En verano está lleno y es imprescindible reservar.

11.- Casa Tataguyo

Plaza Carbayedo, 4. Avilés. Tel.: +34985564815. Precio: 35-55 euros.

Desde 1845 dando de comer en Avilés, todo un récord. Es famoso por su longaniza con patatas, que está bastante buena, pero el resto de la cocina tradicional española también merece la pena. Platos populares bien cocinados, carnes y guisos en raciones abundantes. Un sitio singular que merece la pena conocer. En la barra sirven tapas y raciones.

12.- El Molín de Mingo

Finca Molín de Mingo. Peruyes. Cangas de Onís Tel.: +34985922263. Precio: 35-55 euros

Escondido entre los prados este viejo molino convertido en restaurante no puede ser más encantador. Los grandes ventanales animan a visitarlo incluso en invierno; en verano el jardín es una delicia. El lugar perfecto para comer en familia porque los niños que tiene donde jugar sin molestar al resto. Cocina casera, tradicional, sabrosa y riquísima. Tortos, croquetas, pitu guisado, arroz con pitu, fabada, pote… Dulce Martínez ha convertido su restaurante en una referencia, y no es porque sea la mujer de Nacho Manzano, el buen trabajo lo ha hecho ella sola con su equipo, según reconoce su marido. Un éxito que se consolida año tras año.

13.- El recetario

Calle Trinidad, 1. Gijón. Tel.: +34984082894. Precio: 30-45 euros.

La cocina de mercado de Alex Sampedro se ha hecho un hueco entre los gijoneses que acuden a comer a este local con asiduidad. En un espacio moderno, decorado con gusto y un ambiente informal ofrece platos tradicionales del recetario español pasados por el filtro de la cocina contemporánea: puntos de cocción medidos, menos grasa, algunos guiños a especialidades foráneas…

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Croquetas de jamón. Soberbias. En #elrecetario de Gijón

Una publicación compartida de Jose Carlos Capel (@jccapel) el

 

14.- Los Pomares

Av. de Portugal, 68, 33207 Gijón. Tel.: +34985354607. Precio: 25-45 euros.

Fuera de la zona gastronómica de Gijón, es una de las sidrerías favoritas de los gijoneses por la calidad del producto y la cocina. El local es amplio pero feote, pero la calidad de la cocina compensa. Buenos guisos de cuchara y pescados (chipirones, reyes, lubinas, etc) de calidad que se preparan en una gran parrilla. También carnes.  Barra para tapear y terraza. Ricas y muy curiosas las croquetas de coliflor, especialidad de la casa que prepara Pili, la dueña.

15.- La Huertona

Carretera de la Piconera, s/n. Ribadesella. Tel.: +34985860553. Precio: 45-75 euros.

El excelente uso de la parrilla le sitúa por méritos propios entre los mejores restaurantes de Asturias. Producto inmejorable adquirido en las rulas locales, que se trata con mimo sobre las brasas y se respeta en todos los aspectos. Un detalle: el besugo a la parrilla se sirve con la ajada aparte para no perjudicar con la salsa el sabor inmejorable del pescado que se asa entero y se presenta en la mesa ya sin espinas y con la cabeza en otra fuente. Pequeños detalles que ayudan a disfrutar de la comida con comodidad.

En temporada excelentes el bonito y los chipirones a los que José Manuel Viejo consigue dar en sobre las ascuas un punto imbatible. Por algo se ha convertido en el centro de peregrinación de los cocineros asturianos en su día de descanso. De los platos de cuchara se encarga Rosa Ruisánchez. Buena carta de vinos y un trato amable y cordial pero que no empalaga. Visita imprescindible.

 

16.- El Balamu

Puerto Pesquero, s/n. Llanes. Tel.: +34985413606. Precio: 30-45 euros.

Pescados a la plancha mirando al mar. El Bálamu tiene las mejores vistas del puerto de Llanes, está justo encima de la rula (lonja). Pescados y mariscos fresquísimos que se adquieren en la subasta y se preparan de manera sencilla pero logrando un punto perfecto. Muy ricas también las patatas que los acompañan.  En la barra de la entrada, los marineros comentan como ha ido la jornada. Una dirección segura para los amantes del pescado de calidad. https://www.gastroactitud.com/restaurante/el-balamu-asturias/

17.- La bolera

Av. del Jardín Botánico, 355, 33203 Gijón. Tel: +34984193422. Precio: 45-60 euros.

Cuco Álvarez, el propietario, afirma que sabe más de vacas que de carne. Tal vez por eso para sus chuletas elige hembras que hayan parido y trabajado. Entre los carnívoros asturianos es famoso por sus chuletones de la raza Angus Beef. Hace unos años cambió la brasa por la plancha después de un exhaustivo estudio de técnicas y carnes. Entre sus especialidades, los puerros, la cecina y la molleja. Solo por tomarse una caña bien tirada merece la pena acercarse a la barra que antecede al comedor.

18.- El Planeta

Tránsito de las Ballenas, 4. Gijón. Tel.: +34985350056. Precio: 25-45 euros

Uno de los mejores sitios de Gijón para comer mariscos y pescados, incluidas sardinas en temporada. Al final del puerto deportivo, es un local que parece sacado de una novela de lobos de mar. Su encanto radica en su austeridad. Cocina tradicional, con el producto muy poco tocado: bonito, calamar de potera, zamburiñas, bogavante, nécoras… el marisco se oferta a precio de mercado y varía según las especies en veda. El precio, incluso del marisco, siempre es razonable.

19.- Güeyu Mar

Playa de Vega, 84, 33560 Ribadesella. Tel.: +34985860863. Precio: 50-70 euros.

Abel Álvarez ha hecho famosa la parrilla de su restaurante al pie de la playa de Vega. Por ella pasan lubinas, sargos, reyes, calamares, chipirones… Los trocea y asa con esmero sobre las brasas. La bodega es notable, con una importante selección de champanes y vinos blancos extranjeros. Para abrir boca una selección de conservas de pescado que él mismo elabora: pescados y moluscos pasados por las brasas antes de meterse en la lata.

20.- El rompeolas

Tazones, 21. Tazones. Tel.: +34985897013. Precio:35-55 euros.

Este viejo bar de marineros se ganó buena fama hace años y aun la conserva. Son famosos su pixines (rapes) que secan al solo colgados de un palo en el puerto, técnica ancestral muy difundida en todo el Cantábrico, pero que ya casi nadie emplea. Además buen marisco, excelentes centollos y nécoras en temporada y suculentos guisos marineros en un ambiente que ya es de otra época: ese es su encanto.

 

Alta cocina con firma

21.- Pedro Martino

La Rienda, 14. Caces. Tel.: +34684603384. Precio: 50-80 euros.

El cocinero asturiano Pedro Martino ha vuelto al local sobre el río Nalón donde consiguió la estrella Michelin cuando el restaurante se llamaba L’Alezna. Una vuelta a los orígenes y a la cocina que le gusta: elaborada, técnica, sabrosa, rigurosa y delicada en un espacio rural lleno de encanto. Productos de proximidad y de temporada.

Martino bucea en las tradiciones asturianas y trata de recuperar bocados perdidos pero que siguen vigentes una vez que él los reinterpreta. Por ejemplo, la cebolla asturiana que rellena con yema de huevo siguiendo la versión de una famosa guisandera. Es magnífica su interpretación del cocido transformado en coulant y delicadísimas sus croquetas de compango. Acierta con los pescados a los que aplica puntos de cocción perfectos, el salmonete crujiente y jugoso es un ejemplo. Tampoco se le resiste el cordero, asado con maestría. Se puede comer a la carta o pedir uno de los dos menús (45 y 65€).

22.- Casa Marcial

La Salgar, s/n. Arriondas. Tel.: +34985840991. Precio: 150-250 euros.

Los hermanos Manzano y su equipo siguen mejorando año a año. El espacio, el servicio, la bodega y ¡por supuesto! la propuesta culinaria. El menú Mejor al revés, que comienza por los platos fuertes dejando los más ligeros para el final ha sido todo un acierto: se disfruta igual y la digestión se hace mejor. La huerta y el mar se encuentran en el plato durante la temporada veraniega. No faltan ni el bonito, ni los moluscos y crustáceos, tampoco las verduras de la estación o el maíz al que Nacho presta especial atención. Para conocer los clásicos de su cocina Gloria, el gastrobar familiar con sucursales en Gijón y Oviedo es una opción perfecta. La Salgar el otro local de los Manzano en Gijón está cerrado hasta el otoño. En cualquiera de ellos imprescindibles las croquetas de jamón, tal vez las mejores de España.

 

23.- Real Balneario

Av. Juan Sitges, 3, 33405 Salinas. Avilés. Tel.: +34985518613. Precio: 60-90 euros.

Con el Cantábrico como telón de fondo, comer en una de las mesas de la galería del Real Balneario de Salinas es un espectáculo, fuera y dentro del plato. Alta cocina que sabe a mar aliñado con salsas clásicas, puntos de cocción perfectos y técnica depurada. Isaac Loya se ha valido de su dominio de las técnicas clásicas para transformar un restaurante de producto en un interesante enclave de cocina contemporánea poniendo al día recetas vintage que tienen mucha chispa e introduciendo guiños a cocinas extranjeras en este enclave que su familia regenta desde hace años. El mar su despensa y se mueve por ella a sus anchas, desde el bugre (bogavante) a la lubina pasando por las andaricas, las angulas o el bonito todo tiene cabida aquí según la temporada.

 

24.- Casa Gerardo

Carretera, AS-19, km 9 Prendes. Avilés. Tel.: +34985887797. Precio: 80-150 euros.

Una mezcla coherente y acertada de tradición y modernidad. en una elegante casona de piedra que durante los últimos 130 años ha estado regida por la familia Morán. La fama de la fabada de esta casa no es de ahora, pero Pedro fue el primero en comenzar a utilizar las fabes frescas, práctica que después se ha generalizado. Su hijo Marcos Morán innovó con las angulas, al cocinarlas vivas, echándolas a la sartén sin pasarlas antes por el preceptivo baño de tabaco. También se oyeron voces, pero ahora todo el mundo le imita. Su menús consiguen que la modernidad se cuele en la tradición de una manera natural a base de pequeños gestos. Un lugar para disfrutar sobre todo con los platos de pescados y mariscos. De postre arroz con leche, tal vez el mejor del principado.

25.- El Corral del Indianu

Av. de Europa, 14, 33540 Arriondas. Tel.: +34985841072. Precio: 80-120 euros.

Si algo caracteriza la cocina de Campo Viejo es su precisión técnica y la elegancia con la que consigue contraponer sabores tradicionales interpretados con criterios contemporáneos. Bucea en las esencias culinarias del oriente asturiano para elaborar platos modernos y atrevidos. Cocina de temporada y de territorio, que se ajusta a los productos del entorno con atención especial los vegetales de cultivo ecológico y los pescados del litoral. En el comedor, que atiende su esposa Yolanda Vega, detalles rústicos y mobiliario de diseño bajo los muros de una vieja casona.

 

 

APRENDE A ESCRIBIR UNA CRÍTICA GASTRONÓMICA

3 Comments

  1. Enrique el 19 agosto, 2020 a las 13:48

    Hablando de cocineros jóvenes se podría mencionar al Café de Pandora que en muy poco tiempo se está convirtiendo en un referente en Avilés.

  2. Alfredo el 18 agosto, 2020 a las 19:15

    Siento disentir del autor del reportaje pero el Blanco en Cangas del Narcea en los años 60 ya lo regentaban los padres de Pepe y Quique, Pepe y Engracia.

    • Gastroactitud el 19 agosto, 2020 a las 11:47

      Estimado Alfredo, gracias por tu comentario. Admitida la imprecisión, pero en realidad da igual que fuera en 1968 o en 1971, el hecho es que la familia Ron se quedó con un local que ya existía, el Bar Blanco. No lo fundaron ellos. Mucha gente les atribuye el apellido Blanco a los Ron, cuando en realidad es de los primeros propietarios. Eso es lo que tratamos de explicar.

Deja un comentario